Ayer otra vez en un 15 de Agosto Santos Laguna se queda sin técnico, hace un año Caixinha, ayer Zubeldía. El portugués ganando tres trofeos, el argentino dejando un muy útil torneo de 27 puntos para las sumas y restas que ya se hacen mirando al infierno. Nada que ver con el proceso de Pedro Caixinha tiene lo que pasó con el Gladiador ex Lanús, este fue efímero, con un torneo Clausura 2016 que supo corregir en el camino y este Apertura en el que parecía que tenía la mesa puesta pero que en un mes se destruyó todo. Zubeldía desesperó pronto por salidas y llegadas que no pidió más posiciones que ya no le pudieron cubrir, no supo darle la vuelta, cumplió lo que nos dijo el día que llegó: “No firmo contratos largos porque soy de los que si no les gusta algo se va”. No sé si se va o lo fueron pero lo cierto es que no es más el entrenador del Santos Laguna.

Hoy es difícil medir el legado o lo positivo del proceso Zubeldía, el coraje por el mal inicio provoca que la mayoría lo despida con mentadas y asegurando que lo único que vino a hacer fue a implantar la moda de los jeans ajustados. Si el argentino por la razón que sea ya no era santo de su devoción vaya a los números, sin los 27 puntos del torneo pasado la situación del equipo sería otra, si desea olvídese de cómo lo hizo pero acepte que sumar 27 y no 20 es en estos momentos un respiro. En cambio si a usted le gusta analizar, podrá ver que Don Luis logró hacer un excelente torneo con un equipo que no metía goles, supo hacer fuerte a un equipo que venía de una temporada de terror, volvió a ganar en casa casi de inmediato, se supo liberar de jugadores que ya no servían para nada en el receso y apuntaló bien al equipo antes de que empezara el desastre. No creo que la afición vaya a extrañar a Zubeldía pero con el tiempo se verán cosas que hoy no se aprecian por muchas razones. Estoy seguro que en unos meses lo numérico y haberse quedado a centímetros de eliminar a los campeones de Concachampions y Clausura 16 se verán de manera más sencilla porque simplemente son hechos reales, ahí están y no fueron casualidad.

Lo que viene para Santos es un momento clave, creo que no se tiene el margen de acción para traer a gente que no conoce el medio mexicano por más bueno que sea, sin embargo, si vas a elegir en el medio nacional necesitas ser muy cuidadoso, traer a un mafioso podría ser también una tragedia. De los dos nombres que toman fuerza que son Chepo De La Torre y Memo Vázquez, les puedo decir que con el primero sí hay negociaciones pero si yo tuviera que escoger me quedaría con Memo. El ex Puma es un hombre inteligente y honesto, es mucho más abierto a escuchar opciones distintas de trabajar como las que maneja el Santos Laguna. Chepo es mucho más cerrado, su férrea disciplina se parece mucho a a la de Pako Ayestarán y no es la ideal a mi modo de ver las cosas. En momentos de crisis y presión De La Torre nos sigue debiendo estar a la altura y aquí en La Laguna si algo va a haber, si siguen los malos resultados, es presión. Se necesita alguien que de resultados inmediatos, punto.

TWITTER @manyecastil

Anuncios