AL LARGUERO

Por: Alejandro Tovar Medina

Articulista invitado

Hoy, la información corre más aprisa que la verdad y a veces no puede ser alcanzada por ésta. Los medios modernos poseen armas y herramientas que llegan a ser instantáneas, que invaden el panorama y cuando crees que lo entiendes ya todo, te das cuenta de que solo eres parte de una gran maquinaria que nos utiliza, porque el esfuerzo del conocimiento y la percepción se sustituye por el reinante imperio del negocio de la distracción.

Infodemia es la palabra de moda entre los intelectuales, filósofos y descubridores de nuevas rutas que toma la información hasta ser como una pandemia, porque es resistente a la verdad. Es la sobreabundancia de notas (algunas rigurosas y otras, falsas) y todos ellos unidos como un eslabón de intereses, crean para el púbico, un estado de confusión permanente.

El Mundial de Catar, es un caso clásico relato que encaja como un guante, porque el nuevo periodismo de especulación, hace andar la maquinaria en torno a la gran competencia y coquetea con el futuro inmediato de los mexicanos, a quienes no les parece interesar que va contra Messi y compañía, igual contra el temible Lewandowski, además de los duros árabes. Pero ¿qué se puede esperar de México, después de no lucir para nada en la eliminatoria? Por eso, la infodemia.

Todo el ruido mundialista es infoentretenimiento que conduce al declive del juicio humano, como si esa fiesta y nuestra participación en ella fuera una especie de mandamiento supremo. Es el aturdimiento del proceso informativo, ese que provoca distorsiones y trastorno masivo, lo que debe exigirse, antes de la borrachera informativa, es que Martino haga un equipo competitivo.

Tal vez como atenuante, sea mejor quedarse con la guerra de guerrillas que tenemos en casa, con el Santos de Fentanes que va mostrando que puede con la misión y dobla al líder con una vuelta de Lozano que marca y sirve pases de gol, que se muestra punzante y peligroso, que regresa a ser él mismo, con Aldo y Ulises trabajando duro y parejo, sin que se note la falta de Gorriarán.

El maestro Almada estuvo, como siempre, cerca del infarto. Primero porque la gente le mostró que se fue por las ideas de Irarragorri y Elizalde y lo ovacionó hasta las lágrimas. Segundo, porque fue superado pero nadie olvida que él confirmó a Arteaga, lateral de la Selección. Puso en primera al Mudo, a Muñoz, a Campitos, a Games, a Jordan. Confirmó a Acevedo y Alan, puso su fe en Torres, aguardó por Huevo y Rivas, que antes pasaron por el ojo de Fentanes.

La verdad es el filtro de los sentimientos, la memoria y la poesía, porque la imagen se esconde en el flujo del tiempo pero los testigos de todo el proceso santista, son como la visión de Robert Capa (1913-1954) húngaro y judío, el fotógrafo de guerra que murió en batalla, por valiente y osado. Decían de él que tenía los ojos abiertos y receptivos, percibiendo y conectando, como fiera al acecho. Así es el viejo aficionado lagunero, que contempla esa poesía interna del mundo.

VOCES EN LIBERTAD

Desde ayer y toda la semana a las 18 hrs. en Radio Millennium 101.9 FM podremos escuchar a Gerardo Lozano y su banda (Pablo Ruelas y Raúl Herrera para comenzar) en «La guarida del deporte» Ellos integran un grupo que busca algo legítimo, que es ser una alternativa y lo van a conseguir, no solo por su entusiasmo y conocimiento, sino por ética y estilo veraz sin especular.

Correo electrónico: arcadiotm@hotmail.com