AL LARGUERO

Por: Alejandro Tovar Medina

Articulista invitado

Los muchachos de inteligencia deportiva de Club Santos Laguna, deben haber pasado el domingo un sopor cercano a la desesperación, cuando su muchacho consentido, el joven colombiano Félix Torres, en un arranque impensado arremetió, cabeza por delante y medio mató a su compañero Dória, estando de frente, viéndolo que dominaba la situación frente al rival que lo acosaba. Tal vez creyeron que su prospecto a crack, a quien desean vender en Europa, ahí mismo se mataba.

Esos jóvenes dominadores del conocimiento del futbol mundial, rescatadores de héroes en cualquier parte del mundo que traen chicos a madurar en México, hacerlos figuras y luego rescatar millones de dólares, en el proceso que Irarragorri implanta y que su gente, con el joven Aldo al frente intenta continuar, ahora saben que deben dar un paso adelante que ahorre quebrantos.

En ese mismo trance dominical, Mr. Almada debió considerar que los centrales de la Sub-20, que recientemente fueron campeones, bien merecen la oportunidad de ir al banco “por si hubiese alguna necesidad” y ésta se le presentó dado que tiene un plantel sumamente reducido y tuvo que improvisar a Rivas, pues los soldados suyos luchan y se matan entre ellos, con Torres tirando topes al mejor estilo del Rayo de Jalisco, pues jugando sigue mostrando que persiste en su irrelevancia.

La famosa inteligencia deportiva de Santos, seguro se saben habitantes de un mundo extraño, pues nadie los conoce y sólo se miran sus actividades sin comprenderlas, porque si la búsqueda es de jóvenes prospectos, el mundo está lleno de ellos pero los fans conservan la impresión de que primero se debe ajustar un cuadro competitivo y luego, lucidores, poner en la vitrina a sus figuras, como lo ha venido haciendo el Necaxa con gran éxito. Santos quiere gente que cueste muy poco y aunque el negocio es legítimo, en el futbol hasta el silencio del envidioso está lleno de ruidos.

Comprar barato y vender caro. Para ello se debe observar en la cancha las habilidades del prospecto. Por años hemos visto a grupos mixtos de gente local y algunos extranjeros en prácticas santistas, donde los niveles son parejos, solo se distingue a los foráneos por su tono sudamericano y no por superioridad técnica. ¿De qué sirve tener fuerzas básicas de campeones, si esos chicos no pueden acceder?. Si el plantel es corto, deberá haber más como Lozano, Aguirre y Acevedo.

Y entre tantos, un zaguero central. Que Inteligencia lo busque en su propio país, ¿será posible? El reparto de lo sensible queda para la memoria que cuenta historias, pues la estética siempre dice la verdad, esa que no puede ser arrinconada, esa que siempre persiste. Debemos hacernos a la idea de que ahora Almada y su gente sufren, primero porque tienen plantel mínimo y segundo porque colectiva e individualmente hay una baja considerable con respecto a la liga anterior y eso debe decirse, porque el verdadero periodismo es el que provee la verdad.

Correo electrónico: arcadiotm@hotmail.com