AL LARGUERO

Por: Alejandro Tovar Medina

Articulista invitado

Los tiempos actuales, en el medio que nos agrada, no son precisamente el triunfo de la imaginación pues da la impresión de que lo más difícil de ver es lo que está delante de sus ojos. Y uno concluye pensando al escuchar esas voces de cultura tan estrecha, que un hombre solo ve en el mundo lo que vive en su corazón, se olvida de la verdad y sobre todo de las buenas maneras.

Ahora en los medios es común que algunos supuestos comunicadores emanen maldiciones propias de discusiones de cantina y lo peor, que se va haciendo costumbre y esas expresiones son aceptadas como parte del guión. Tal es el caso de JC Chávez que descalifica al periodismo y justifica al junior, que en los últimos años ha ideo de fracaso en fracaso por su gran indisciplina.

La gente quiere algo diferente, está aburrida de las mismas necedades o de historias alocadas como las que a menudo emite el gran Maradona, fabuloso como jugador pero limitado en su calidad como persona que argumenta que luego de una juerga gigante desapareció tres días porque fue “secuestrado” por alienígenas. ¿Es que habrá quién puede creerle y festejarle eso?

El mundo está loco y de repente tenemos que asimilar situaciones incómodas, como ver a los Vaqueros (con Águilas) y Acereros (con Jets) morder el polvo y mostrar que se alejan de la fiesta en NFL y entonces todo lo que se mira es con ojos de envidia y el banquete dando giros en el estómago. Y luego te asomas a Italia y miras a Lazio feliz, pasando encima de la gran Juventus.

Todo es cuestión de paciencia, como la que tiene Correcaminos con Gullit Peña (29) que apareció en Pachuca, se hizo estrella en León y luego tuvo estrepitosos fracasos en Europa, Chivas y Cruz Azul, hasta terminar en la segunda división de Polonia. Cuesta creer que alguien tira a la basura sus condiciones de gran jugador por una vocación destacada por la fiesta y la noche.

Todo son medias verdades y declaraciones o notas donde se acomodan los argumentos, donde hay una importante actitud de maquillar lo destacado, tratando a la vez de distraer con otros detalles como el caso de los Legionarios de Cristo en su investigación de mea culpa y cualquiera intuye algo básico, ¿es que nadie adentro se daba cuenta de lo que hacían Maciel y su gente?

Ahora mismo uno debe refugiarse en sus conceptos, sus verdades y sobre todo en su realidad. En ella va el dolor de que el año viejo se lleva a Javier Lima, Raúl Navarro y José Zamora, viejos jugadores pero sobre todo, buenos amigos, que de alguna manera se llevan algo de uno mismo, porque los vimos en su tiempo de atletas triunfadores. Se van porque es la ley de la vida.

Hagamos un alto e invoquemos a las buenas maneras, a la solidaridad y al amor por el prójimo deseando una navidad feliz para toda nuestra gente, recordando que en el terreno de las ideas, todo depende del entusiasmo y en el mundo real, todo se apoya en la perseverancia. Intentemos ser felices, que es una asignación pendiente y una meta que bien nos merecemos. Abrazo. Gracias.

Correo electrónico: arcadiotm@hotmail.com