Por: Rubén Romero

Articulista invitado

Preocupante, por decir lo menos, resultó el anuncio del presidente López Obrador en el sentido de que entregará 20 mil pesos mensuales durante un año a los 543 mexicanos que participan en los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

Si bien se trata de una excelente noticia para los atletas, también es cierto que se trata de una decisión un tanto improvisada, incluso arbitraria, que se toma fuera de cualquier orden o de algún proyecto.

El anuncio parece una reacción a las severas críticas que han ocasionado las erráticas decisiones que se han tomado con respecto al deporte, en particular en relación a la participación en los Juegos Panamericanos de Lima.

Resulta contradictorio que se haga este anuncio cuando hace un mes Carlos Padilla, titular del Comité Olímpico Mexicano, anunció el cierre de parte de las instalaciones del CDOM por falta de fondos y que Ana Guevara, titular de la Conade, anunció la reducción de becas a algunos atletas porque no tenía “ni para pagar la luz”.

Es altamente significativo que se anunciara que el dinero que se entregará a los atletas panamericanos provendrá de la venta de la residencia que le fue confiscada al empresario chino Zhenli Ye Gon. Dicho de otra manera: Se trata de una decisión de una sola vez, para el futuro no hay planes: Sería necesario vender algún otro bien.

Al margen de acallar críticas, la entrega de esos bonos es una compensación, no es un apoyo. Es una compensación a las dificultades que los atetas enfrentaron por la falta de apoyo de fechas recientes. Incluso para compensar lo que un buen número familias debió gastar para que sus hijos viajaran a Lima.

Pero el dinero que se entregará no será un apoyo. Las becas económicas y las instalaciones del CDOM son verdaderos apoyos. Son los recursos que le sirven al atleta para entrenar, para prepararse para el futuro.

La delegación azteca que acudió a los Juegos Olímpicos de Río 2016 fue de 125 atletas, mientras que a Lima 2019 asistieron 543.

Eso significa que más de 400 atletas ya completaron su ciclo, y que en el mejor de los casos serán unos 125 los que utilicen los bonos para entrenar de cara a Tokio 2020.

¿Usarán esos recursos los 400 restantes para entrenar rumbo a los Juegos Panamericanos de Santiago 2023? ¿Tiene sentido eso? ¿O será que lo que busca López Obrador es recuperar popularidad?

Recuerda que correr es salud y algo más… mejor calidad de vida.

Correo electrónico: azteca_42@hotmail.com

 

Anuncios