Por: Fernando Benito

Articulista invitado

Una vez que se concretó el pase de los Patriotas de Nueva Inglaterra al Super Bowl LIII, de inmediato se suscitaron diversas reacciones en el medio del Futbol Americano, muchas de ellas alabando el nuevo logro de esta franquicia y otras mas reacias a aceptar que otra vez este equipo ha llegado hasta el partido grande de la NFL, cuando se suponía que este año no tenía tanta posibilidad de hacerlo.

Es indudable que los Patriots son un equipo triunfador, que ha cimentado su éxito en un buen trabajo de oficina y un incomparable cuerpo de entrenadores, quienes han sabido a lo largo de casi dos décadas sortear las dificultades propias de perder a jugadores importantes en la agencia libre o simplemente por la cuestión del relevo generacional, sin olvidar que también varios coaches de ciertos departamentos se han marchado en busca de otras oportunidades.

Todos estos factores no han afectado su proyecto, simplemente por que lo mas importante ha permanecido intacto; el head coach Bill Bellichik, el mariscal de campo Tom Brady y una identidad propia de juego que sigue sin ser contrarrestada por los demás conjuntos de la Liga.

Dentro de este último aspecto, el irritante sistema ofensivo de pases a la zona del “Flat” (pase corto) tiene un papel preponderante, ya que no ha podido ser descifrado todavía por las defensas rivales, no obstante que todo mundo sabe como suelen atacar los Patriotas.

Pero a pesar de que es notorio que el equipo presume de inobjetables virtudes, es inevitable llegar a las situaciones negativas y polémicas que han rodeado a Nueva Inglaterra desde que comenzó su era triunfal por allá del año 2001, tomando en cuenta también esa dosis extra de suerte que generalmente acompaña a las escuadras ganadoras.

En esa temporada, es bien recordado un fumble de Brady, que no fue marcado como tal en el duelo Divisional ante los Raiders, y que le permitió a los Patriots seguir su camino hasta ganar el Super Tazón. Quedó así para la historia el famoso Tuck Rule Game.

Luego en las campañas del 2003 y 2004, cuando los Potros de Indianápolis de Peyton Manning se erguían como el principal obstáculo en los playoffs, cuestionables jugadas defensivas en las que descaradamente los elementos de Nueva Inglaterra afectaban las rutas de los receptores de los Colts, no eran ni de cerca sancionadas con castigos por parte de los oficiales. Los contactos ilegales fueron también una estrategia en su momento de los equipos de Bellichik, que llevaron a la NFL a modificar estrictamente el reglamento para que no se dieran nuevamente en el futuro.

Surgieron de manera posterior en 2007 el Spygate (grabar las señales de jugadas de equipos rivales) y en el 2015 el Deflategate (balones desinflados), casos en los que no le quedó de otra a la Liga que emitir fuertes sanciones en contra de la organización, entre ellas una multa de 500,000 dólares al entrenador en jefe Bellichik y una suspensión de 4 partidos al pasador Brady.

Adicionalmente también le ha beneficiado a la franquicia, el militar en una División de poca competencia, ya que le ayuda a construir buenos récords en las temporadas y eso la coloca en posición de encarar partidos cruciales de playoffs en Foxboro, lo que representa mucha ventaja.

Y no queremos dejar de lado, las decisiones absurdas y tontas que significaron además un par de anillos más para la organización, las que vinieron del head coach de los Seahawks, Pete Carroll y del Coordinador Ofensivo de los Falcons, Kyle Shanahan, en los Super Bowls XLIX y LI, respectivamente. El primero al no darle el ovoide a la “Bestia” Marshaw Lynch para que recorriera una yarda y anotara el touchdown del triunfo y el segundo por mandar jugadas extrañas en zona de gol de campo, cuando una patada bastaba para asegurar la victoria.

En conclusión, no podemos negar en lo absoluto, que los Patriotas han luchado genuinamente por todo lo que han alcanzado, pero se debe considerar que han sido por momentos muy “afortunados” al tener de su lado factores externos que ayudaron en la construcción de su afamada dinastía.

Correo electrónico: ferben@gremradio.com.mx