Hace algunos años a su paso por estas tierras laguneras, Pako Ayestarán, en ese entonces director técnico de los Guerreros, comentó que se iba porque Santos Laguna era un equipo sin talento. Ya hace 3 años de esto, cuando vimos llegar a Hinestroza, Cuero, etc. Una época en donde los de la inteligencia deportiva de Santos Laguna comprobó que son humanos y se equivocan. Ahora los verdes son todo lo contrario, hay talento de sobra. Desgraciadamente la prensa capitalina no ha tomado en cuenta a Santos Laguna para llegar a ser campeón; la temporada anterior tuvo que derrotar a Tigres en cuartos, a América en semifinales y al Toluca en la final. En fin, dejemos en paz al talento capitalino y concentrémonos en nuestro equipo.

El juego contra el Atlas me deja ciertos sinsabores, porque si bien se nota ese talento que ahora hay de sobra en el equipo, sobre todo con ese golazo que anota Oswaldo Martínez, como en el toque y juego de conjunto que nos enseñaron, habrá que mejorar mucho en la defensa, porque con lo demostrado en este partido no nos alcanza para mucho. Por cierto, hay que decirle a Angulo que mientras el contrario esté de espaldas al arco, lo que tienes que hacer es no dejarlo que se voltee. Mi estimado Jesús: cometiste cuando menos tres faltas dándole la ventaja al contrario, y de una de ellas vino el gol del Atlas.

Lo que le viene al Santos Laguna no es nada fácil; recibe al Monterrey y América, y visita al Pachuca, Querétaro y Pumas; a mi juicio muy difícil el panorama. Los Guerreros están convertidos en un equipo muy serio, cuentan con los mejores delanteros del campeonato y con una defensa que si bien nos dio muchos sustos el viernes pasado, son de mucho respeto; Nervo ya está siendo amado, y Doria se notó desde su llegada, Abella bien y Angulo deberá estar atento a su falta de experiencia. La media cancha es la que en ocasiones se pierde porque se queda solo el Gallito, paro en cuanto aparezcan más Lozano, Martínez e Isijara es donde se van a ganar los partidos. La puerta bien resguardada por Orozco y Acevedo. En fin, definitivamente, hay con qué pelear el bicampeonato.

Sin embargo existen riesgos en este nuestro futbol y el principal es el arbitraje, porque fuera de Chacón, Ramos y García Orozco, los demás te pueden echar a perder un partido como lo hizo Hernández en el partido Cruz Azul-Monterrey. Entre lo incapaces que son y la mala influencia de los programas de televisión, es muy fácil que un equipo se quede con diez hombres y el espectáculo se vaya a la basura. En lo personal creo que ,para expulsar a un jugador, la causa debe ser flagrante; no me explico cómo puede saltar un jugador si no se impulsa con las manos y como las puede bajar si no las separa del cuerpo. Este señor ya había marcado un penal muy rigorista, cuando en la misma jugada Aguilar le da duro a un defensor de Monterrey, y a los cuatro minutos, los regios se quedaron con diez por la expulsión a Funes Mori y el partido se echó a perder, así de fácil.

Y los regios, molestos porque les dieron migajas: jugará la Selección en el volcán contra Costa Rica. A los soberbios Regios no les gustó el partido, se sienten de segunda; ellos querían a los Chilenos pero la FEMEXFUT se los llevó a Querétaro. ¿Será posible que el Estadio Universitario se vea medio vacío, será posible que la mejor afición de México desprecie a la Selección Nacional? Lo sabremos en nuestra siguiente edición.

Twitter: @patachueca93

Anuncios