El zurdo mexicano Óliver Pérez regresó a las Grandes Ligas con los Indios de Cleveland, demostró que sigue efectivo en las dos primeras apariciones, se vio fuerte y lo sorprendente es la novena con la que volvió.

Hace un año para muchos los Indios contaban con el mejor bullpen en Las Mayores, les sobraba pitcheo, el zurdo Andrew Miller tenía todo para ser el cerrador del equipo pero como ya tenían a Cody Allen para ese rol lo preferían a Miller en labores desde la sexta o séptima entrada.

En 2018 perdieron en la agencia libre a los relevistas Bryan Shaw y Joe Smith, elementos importantes tomando en cuenta al resto sin duda estaban solventes, de ahí lo sorprendente de verlos batallar en la actualidad.

Los resultados hasta ahora en la temporada son como si contaran con el peor pitcheo de relevo, arriba de 6.00 en efectividad y en mayo anduvieron por encima del 8.00, un auténtico problema.

Óliver Pérez se convirtió en el relevista 15 empleado en la actual campaña por este club que es uno de los favoritos para representar a la Liga Americana en la Serie Mundial.

Pérez entrenó con los Rojos de Cincinnati y lo dejaron en libertad al final del entrenamiento primaveral, sin embargo los Yanquis de Nueva York le dieron contrato de Ligas Menores y estuvo dos meses dejando una efectividad de 2.92, entonces se presentó la oportunidad con Cleveland y se salió del compromiso con los neoyorquinos.

Al manager de los Indios, Terry Francona le convenció la manera en que lució Óliver, se ve sano, estuvo soltando rectas de 94 millas por hora en su debut, definitivamente puede ayudar en la recuperación que buscan.

Han corrido con la fortuna de estar en una de las divisiones más flojas y por eso se mantiene en la cima del standing, precisamente es otro punto a resaltar con el pitcher zurdo nacional, lo buscó de nuevo un conjunto contendiente, como ocurrió en años recientes jugando en Houston y Washington.

Twitter: @hgcuadros

Anuncios