Por: Rubén Romero

Articulista invitado

Si se quiere hacer un resumen de lo más destacado del atletismo de fondo a nivel mundial en el 2017, el análisis debe enfocarse a los resultados de la rama femenil, que podrían ser un anticipo de lo que pudiera venir en 2018.

La keniana Peres Jepchipchir, de 24 años, ganó el medio maratón del RAK (Ras Al Khaimah) en febrero de este año, con un tiempo de 1h 05’06”, reduciendo en tres segundos el récord anterior, que la también keniana Florence Kiplagat había roto en el 2015.

Pero poco duró la plusmarca de Jepchipchir. Joyciline Jepkosgei, también de 24 años, ganó el Medio Maratón de Praga en abril con un tiempo de 1h04’52” para convertirse en primera en la historia en correr los 21K en menos de 65 minutos. Por cierto que en ese mismo evento rompió los récords mundiales de 15K (45’37”) y de 20K (61’25”) al cruzar por esas marcas.

Meses después, en octubre, Jepkosgei ganó el Medio Maratón de Valencia con un nuevo récord mundial de 1h04’51”. Es la única que ha roto la barrera de los 65 minutos.

¿Por qué comentar los logros de estas fondistas? Porque las dos tienen apenas 24 años y una velocidad nunca antes vista en estas distancias. Habrá que ver qué ocurre cuando se prueben en el maratón, que es donde están las bolsas grandes.

La keniana Mary Keitany, de 35 años, ganó el Maratón de Londres con un tiempo de 2h17’01” con el que rompió el récord mundial de maratón de la modalidad “Sólo Mujeres”, que estuvo vigente durante 12 años.

El récord femenil mixto es de la británica Paula Radcliffe, quien corrió para 2h15’25” en el Maratón de Londres 2003, mientras que el de solo mujeres era de la misma Radcliffe, también en Londres, en el 2005, con 2h17’42”.

Keitany arriesgó su resultado al correr la primera parte a un paso que pareció suicida. Cruzó el medio maratón en 66’54”, un ritmo que la hubiera llevado a la meta en 2h13’48”, muy abajo del récord de la modalidad mixta.

La plusmarquista corrió la segunda mitad 3 minutos 13 segundos más lenta que la primera, lo que dejó la sensación de que podría correr más rápido, incluso que la marca mixta de Radcliffe.

Dentro de este entorno, queda la impresión de que el récord mundial femenil podría caer antes que el varonil.

Recuerda que correr es salud y algo más… mejor calidad de vida.

Anuncios