La fiesta está viva

Por: Rafael Cué *

Articulista invitado

 

No hay espectáculo cultural y artístico que se pueda comparar a la tauromaquia, la riqueza visual y emocional de un festejo taurino nos lleva mucho más allá de presenciar una faena, un pase o el drama de una cornada. Cada torero tiene una historia detrás, cada toro que sale al ruedo tiene infinidad de circunstancias complejas que se tienen que dar para que se abra la puerta de toriles. Los ganaderos invierten además de dinero, tiempo, horas de desvelo en el estudio de su ganadería, de su historia, su presente y su futuro, que cada tarde se entrelazan de forma a veces increíble.

El domingo en la Plaza México dio inicio la segunda temporada de Soñadores de Gloria, serial de novilladas que promueve a novilleros en su camino hacia la alternativa en la búsqueda de convertirse en figuras del toreo. También se promueven ganaderías distintas a las habituales en las corridas de toros en la Plaza México, lo cual es alentador para todos aquellos ganaderos en busca de la consolidación de la bravura en sus ganaderías.

Se presentaron tres jóvenes novilleros que han asumido la vocación de ser toreros y que abrazan la profesión con todas sus consecuencias; hombres jóvenes con el corazón y el alma curtidos a su muy corta edad.

Ricardo de Santiago, de San Luis Potosí, tuvo una tarde en la que la dureza del toreo le recordó que en su profesión nada es fácil; estuvo bien, mostró grandes avances en su ya probada capacidad taurina, no en balde fue el triunfador de 2016; sin embargo, no llegó el triunfo, pero sí la oportunidad de demostrar que la casta y honrar el traje de luces lo llevarán muy lejos.

Tras una espeluznante voltereta y un fuerte golpe en la cara, con la boca ensangrentada volvió a la cara del toro a demostrarse a sí mismo que puede y que tiene con qué. La gente quedó gratamente sorprendida del gesto de un hombre con pocos años, pero de un hombre tocado por Dios para ser torero. El camino es largo. Isaac Fonseca, de Morelia, estuvo lucido toda la tarde, cortó una oreja a un buen novillo de Las Huertas y ratificó la confianza y esperanza que tenemos los taurinos en que él se convierta en matador de toros con enorme potencial.

Héctor Gutiérrez, espigado hidrocálido que se fue a España a formarse como torero, destacó en nuestro país, y gracias a su potencial, Espectáculos Taurinos lo mandó allende el mar. Las expectativas en él son grandes y no defraudó, al contrario, dejó gratísimo sabor de boca, demostrando la capacidad de solventar con buen toreo la bravura de un estupendo novillo; parecería lógico hacerlo, pero eso, precisamente eso, es lo más difícil en el toreo, aprovechar la oportunidad cuando ésta se presenta, y ayer lo hizo.

Redondeó la tarde un portentoso encierro de novillos de la ganadería de Las Huertas, hierro que hoy está en manos del ganadero Rodrigo Barroso, quien es ya la tercera generación al frente de esta casa ganadera. Apellido ilustre en la bravura del campo bravo, desde don Luis Barroso, quien empezó esta magnífica historia, hasta el más joven, el mencionado Rodrigo, que bajo el apoyo de toda la saga ganadera Barroso, disfrutó al rendirle un homenaje a su padre y a su abuelo de la mejor forma, llevando bravura al ruedo, enalteciendo los valores de la tauromaquia como la lealtad, la familia, la disciplina y el sacrificio.

Antier en La México, no sólo triunfaron ganadero y novilleros, triunfó el toreo, triunfó el esfuerzo de la empresa por dar festejos a precios accesibles, cubriendo un hueco que el sistema taurino ha creado al no dar novilladas suficientes en provincia, acercando a la gente, transmitiendo por redes sociales la novillada completa en su página de Facebook (La Plaza México@LaPlazaMexico), para difundir la tauromaquia y promover a los novilleros. El resultado en redes es sorprendente, la gran aceptación y el alcance.

El próximo domingo, si está usted en la Ciudad, vaya a la plaza; si radica fuera, conéctese desde las 16:00 horas al previo y acompáñeme en la transmisión. La fiesta es de todos y todos debemos defenderla y difundirla.

Twitter: @rafaelcue

 

*Artículo escrito para el diario El Financiero, reproducido por voluntad del autor en Intelisport.

Anuncios