Muy difícil, casi imposible era que los Saraperos de Saltillo lograran su primera barrida de la campaña siendo el penúltimo lugar de la zona norte y jugando ante los sorprendentes Rieleros de Aguascalientes, que al mismo tiempo resultaron sorprendidos al perder los primeros dos juegos de esa última serie, lo que le dio a Vaqueros Unión Laguna esperanza de avanzar al juego de comodín hasta el último encuentro del rol regular.

La posibilidad consistía para los últimos tres partidos, que Laguna ganara por barrida su serie ante Durango, algo que muchos sabíamos que iba a pasar, con el debido respeto a los Generales, pero que Aguascalientes perdiera tres juegos ante Saltillo fue lo que evitó el avance de Vaqueros. Aguascalientes solo tuvo 3 barridas en contra en la campaña, dos contra Toros de Tijuana y una ante los Vaqueros en aquella serie inaugural en el parque de la Revolución.

Además los hidrocálidos cortaron una seguidilla a Tijuana de 16 victorias consecutivas y le ganaron la última serie que disputaron, para después meterse a Monclova y ganar ante la furia azul otros dos partidos en la penúltima serie de la temporada que los colocó más cerca que nada en los playoffs.

Por parte de Vaqueros, hay que decir que fue un cierre de campaña espectacular pues de los últimos 15 duelos, los guindas se llevaron la victoria en 12, fue este cierre de la campaña en donde Laguna mostró una gran equilibrio en cuanto a su picheo y bateo. Donde mejoró sobre todo fue en su relevo, donde hombres como Francisco Gil, Losé Manuel López, Ramón Ramírez, se convirtieron en auténticos candados para cerrar los partidos fuertemente en las últimas entradas.

El staff de abridores con el que terminó la temporada Ramón Orantes, que fue totalmente otro al que con el que empezó, dio grandes resultados, empezando con Alejandro Martínez, que llegó de Yucatán sin victorias ni derrotas y aquí se llevó 4 partidos ganados sin perder alguno, en todas sus aperturas con Laguna llegó mínimo a la quinta entrada, gran trabajo del de Hermosillo.

Tomás Solís también procedente de Leones, llegó con record de 1-4 y aquí con Vaqueros se fue con 4 victorias y 2 derrotas, en sus últimas 6 aperturas llegó mínimo al quinto episodio y no permitió más de 4 anotaciones, por lo que se convirtió también en una carta fuerte.

Rafael Pineda brindó sus tres aperturas con Laguna de calidad, para quedar con efectividad de 2.33 en carreras limpias admitidas y así podemos hablar también de Carlos Contreras y también de Felipe Arredondo.

20768067_1473840312702589_3578893003384499559_n

En ese momento amigos aficionados en el que se termina la temporada y se queda el equipo a medio juego de disputar el partido de comodín, es cuando se cae en la cuenta de que todos y cada uno de los 111 partidos de la temporada regular son importantes, así te exige el rey de los deportes, no puedes conformarte con ganar los dos primeros juegos de una serie, tienes que hacer lo imposible por barrer, o evitar que te barran. Por eso es importante siempre mantener el buen ritmo, pelear un juego de 17 entradas, pelearlo todo.

Y así es como se fue la temporada para el Unión Laguna, en partidos que estaban a 9, 6 o 3 outs de ganarse, en duelos como el primero de la última serie en México en donde a Arredondo lo hicieron 3 carreras sin conectarle de imparable, y llegas a la 8va entrada con una carrera de ventaja y con tu mejor relevista, y un emergente le conecta de cuadrangular y le bajan el partido.

En juegos como los de la última gira por el sur, ante Tigres y Leones, en donde la ofensiva poderosa se quedó pasmada y se perdió un duelo que se estaba ganando 4-0 en la sexta ante Yucatán. Cómo cuestan también los dos juegos que se suspendieron en León ante Bravos, sobre todo el primero donde Laguna estaba ganando por gran ventaja y la lluvia les hizo una mala pasada.

Ni modo Vaqueros, se necesita más para llegar a playoffs, y más en una zona tan competitiva como lo es el norte, se necesita estar entonados durante toda la temporada.

Eso sí, Vaqueros armó un tremendo equipo con Francisco Lugo que se convirtió en el ídolo de chicos y grandes, con .342 de milenaje fue el mejor bateador de Vaqueros, Arthur Charles se ganó al público con su poder, ese que lo llevó a conectar 10 cuadrangulares en menos de un mes, Carlos Mendivil, un joven que llegó a Vaqueros para mostrar de qué está hecho y lo logró, su promedio de bateo fue de .318 con 27 impulsadas.

Pero hay uno que se lleva todos los honores como Anderson Hernández, nunca en mi vida he visto mejor parador en corto con Laguna que “el menor”, un pelotero ex grandes ligas que se comporta como novato en la caseta, que aporta carisma, que festeja las grandes jugadas de sus compañeros y los felicita, y que pone el ejemplo con grandes jugadas a la defensiva, además de que terminó siendo el mejor productor del equipo con la salida de Álvarez, Anderson jugó todos los encuentros que tuvieron los Vaqueros en esta campaña.

20638841_1472857772800843_1435403673809049243_n

Los que tienen nieve en el cabello, me dirán que han pasado mejores peloteros que Anderson Hernández en su posición, porque ya saben cómo son ellos, este “menor” tiene que continuar con el equipo para el 2018.

Que eso es otra historia, el futuro de estos grandes peloteros que les mencioné es incierto, ojalá que se queden en Vaqueros, pero yo no soy el dueño.

Amigos lectores, el 2018 nos va a sorprender, de eso no tengan ni la más pequeña duda, eso de dos campañas va a traer loco a todo mundo, esperemos qué pasa de aquí al próximo mes de abril o antes, todo está por verse.

Con la esperanza de que Vaqueros regrese el 2018 jugando aún en la Comarca Lagunera quedo de ustedes.

Roberto Piña.

Twitter: @_robertopina

 

Anuncios