Por: Fernando Benito

Articulista invitado

 

Cada vez que se acerca la fecha de la realización del Super Bowl, es común que se presenten los típicos análisis sobre los distintos departamentos en los equipos contendientes al título, así es que entremos a esa dinámica y chequemos los argumentos de los Halcones de Atlanta y los Patriotas de Nueva Inglaterra, en lo que a las ofensivas se refiere.

Falcons:

A todas luces es su punto fuerte, pues fueron el ataque número 2 de la NFL durante la temporada, promediando 415.8 yardas por juego. Por pase se ubicaron en la tercera posición y atención, por tierra también dieron muestras de ser muy consistentes al ganar 120.5 yardas por encuentro para ocupar el quinto sitio en este rubro.

El quarterback Matt Ryan, candidato a ser el jugado mas valioso de la temporada, acumuló 4944 yardas, con 38 pases de anotación y 7 intercepciones, ratificando sus números con estupendas actuaciones en contra de Halcones Marinos y Empacadores en los playoffs.

Como armas principales, Ryan tiene a los receptores Julio Jones y Mohamed Sanu, el primero de ellos atrapó 83 envios y ganó 1409 yardas en la campaña, mientras que a la hora de acarrear el balón, Devonta Freeman también contribuyó rebasando la barrera de las 1000 yardas con 11 arribos a las diagonales.

En cuanto al trabajo de la linea ofensiva, digamos que fue aceptable hasta cierto punto al abrirle los espacios a Freeman y permitir 37 capturas de mariscal de campo.

El poderío de Atlanta se ratifica con su enorme capacidad para anotar puntos, ya que consiguieron en total 540 para un promedio de 33.8 por partido.

Patriots:

El pasador Tom Brady no estuvo en los primeros 4 encuentros de la temporada, pero ese no fue problema para que Nueva Inglaterra se ubicara en el cuarto puesto de ofensiva total, siendo la número 4 por pase y la séptima por carrera.

Los Patriotas anotaron 441 puntos, 27.6 por juego lo cual es una cifra muy por encima del promedio, teniendo por supuesto en Brady a su mejor hombre. El veterano quarterback lució como en sus mejores años ganando 3554 yardas, con 28 touchdowns y solo 2 intercepciones y aunque por ahí tuvo un partido discreto en la ronda divisional contra los Texanos, lo hizo olvidar con una brillante actuación en la final de Conferencia ante los Acereros.

Brady, que fue capturado 15 veces detrás de la linea, no cuenta desde hace rato con su ala cerrada estelar Rob Gronkowski, pero sigue sacando provecho de las habilidades de los receptores, Julian Edelman, Cris Hogan y el ala cerrada Martellus Bennet, quien durante la campaña acumuló 701 yardas con 7 anotaciones.

Por la vía terrestre, Legarrette Blount también es confiable y prueba de ellos son las 1161 yardas y 18 touchdowns que consiguió en el 2016.

Conclusiones:

La ofensiva de Atlanta parece tener ventaja por su explosividad, sin embargo el oficio y la ecuanimidad de Brady para dirigir las series, equilibran definitivamente este punto, tal vez lo único seguro es que debemos prepararnos para ver una batalla de anotaciones en el NRG Stadium de Houston.

 

Anuncios