Por: Fernando Benito

Articulista invitado

Cuando se anunció hace algunas semanas que el mariscal de campo Tom Brady tendría que cumplir con su suspensión de 4 encuentros, de inmediato los analistas se dedicaron a visualizar que inicio de temporada tendrían los Patriotas sin él, sobre todo por que los equipos que debían enfrentar tenían argumentos para derrotarlos.

Cardenales de Arizona, Delfines de Miami, Texanos de Houston y Bills de Buffalo, estaban en el camino de los Pats y por lo menos 3 de esos conjuntos lucían amenazantes por sus buenas unidades defensivas y 2 de ellos también eran peligrosos por el simple hecho de ser rivales de División, así es que para unos fue fácil asegurar que Nueva Inglaterra tendría que sobreponerse a un comienzo de 1-3 o hasta 0-4 una vez que regresara su quarterback titular.

Sin embargo ahora la percepción ha cambiado por completo pues los Patriotas han demostrado que son mucho más que la figura de Tom Brady; ya vencieron a los Cardenales y a los Delfines, lo que representa un enorme paso en la situación de no solo calificar sino hacerlo además con el mejor récord de la Conferencia Americana.

El Head Coach Bill Belichick despejó ya las últimas dudas (si es que existían) entorno a que actualmente es el mejor estratega de la Liga, pues con el manejo adecuado de su personal mantiene a su equipo en lo mas alto.

La prueba contundente de que Belichick sigue siendo un genio, es la actuación del joven mariscal de campo Jimmy Garoppolo, quién antes de lesionarse había completado el 71.2% de sus envíos, ganado 496 yardas y conseguido 4 pases de touchdown, viéndose muy seguro al ejecutar un sistema que parece funcionar por inercia.

Con su legendario entrenador los Patriotas definitivamente son un equipo en toda la extensión de la palabra; compiten debidamente en los dos lados del balón, solventan los momentos de apremio y saben ganar los juegos cerrados, eso los convierte cada temporada en el rival a vencer para todos los demás conjuntos.

Así es que para los aficionados que están preocupados por que esta noche los Pats tendrán que enfrentar a los Texanos con el tercer pasador Jacoby Brissett, no tienen razón para estarlo, pues mientras en las lineas laterales esté observando Belichick con ese rostro inmutable, el equipo no será jamás vulnerable.

Anuncios