AL LARGUERO

Por: Alejandro Tovar Medina

Articulista invitado

La esperanza es el sueño del hombre que camina contra corriente, convencido de que el mundo real es mucho más pequeño que el mundo de su imaginación y en esa instintiva búsqueda de una vida alterna, ese pensador sabe considerar las cosas más sencillas de lo que son, pues de esa manera atenúa el hastío y pugna por encontrar imágenes y voces que sobrevuelen a lo común.

Prometen los esperanzados que no van a desesperar y cuando escuchan al DT Reynoso, no lo pueden creer, porque todo son excusas y Cruz Azul queda solo en cruz. “El equipo necesita reinventarse y recuperar la memoria. Hay que tener más sacrificio y seguir evolucionando”. Cuesta creer eso del campeón vigente, que se sigue alejando de su propia imagen, con un plantel lujoso.

Si se asoman con Miguel Herrera, descubre algo en sus Tigres: “El equipo está bien pero falta ganar. Tenemos que ir por todo”. El uruguayo Almada, desesperado porque sus estelares llegan de Sudamérica en la víspera, atina a comentar que “regalaron el primer tiempo” en Pachuca, cuando la absoluta realidad es que tiene extranjeros becados en Santos y le faltan jugadores diferenciales.

Entonces para curar el cerebro, cambio de canal. Estadio Truist Park de Atlanta, donde el solo escenario impacta y sabiendo que el amor sobrevive siempre, el beisbol nos devuelve al calor de la emoción, compartiendo los miedos generales extendidos en la atmósfera y ya somos hermanos del mismo estrés. Ya no está el viejo legendario Bobby Cox, ahora los Bravos tienen a Brian Snitker, (65) tipo silencioso que parece un jefe de tribu, o tal vez un piloto que vuela por instrumentos

El alma de Hank Aaron siempre está presente, con el sello de sus 3600 hits, igual que el mítico zurdo Warren Spahn con sus 356 victorias y la gente palpita aún los tiempos de Gregg Maddux ( cuatro premios Cy Young y 300 victorias) del relevista non John Smoltz, ahora todo un tv star que en su tiempo completó 154 salvamentos y de otro estelares, Chipper, Justice, Avery, Ryan Klesko

Pero octubre siempre acarrea nuevos héroes. Si los Dodgers pensaban que con su gran plantel lo podían todo, ahora están muy preocupados pues regresan a casa con dos derrotas encima y con huecos vitales con las bajas de Kershaw y Muncy, presionados como nunca y ofreciendo su patrón Dave Roberts (49) solo excusas y su gente va creyendo que éste, es el tiempo de los antihéroes.

Los Bravos parecen caballos de manada salvaje en la estepa, aún habiendo perdido a sus dos astros latinos, Ozuna y Acuña. Ahora brillan todos con Austin Riley (24) un tercera base con brazo galáctico y bate inquietante y el curazaleño Ozzie Albies (24) un inflilder que vuela en los senderos y en la temporada dio 30 jonrones. Su nombre real es Ozhaino Jurdy Jiandro. Mejor Ozzie y ya.

Aquí no hay discursos, ni reinvenciones, ni pérdidas de tiempo, ni jugadores sobrevalorados como sobran en el futbol. El béisbol no puede vivir creando monstruos. El futbol debiera estar para defender la alegría del pueblo. Hoy mismo, el béisbol lo hace y octubre es época de dioses, batallas y héroes, con todo el encanto del miedo, del peligro, del azar y del riesgo.

Correo electrónico: arcadiotm@hotmail.com