Por: Rubén Romero

Articulista invitado

En su libro “Spark”, el doctor estadounidense John Ratey refiere el caso de una monja que murió de un infarto a los 85 años, quien donó su cerebro para ser parte de un estudio que realizaba el epidemiólogo David Snowdon, de la Escuela de Hermanas de Notre Dame, en Minnesota.

Poco antes de morir, la hermana Bernadette (así se llamaba) registró uno de los más altos índices del plantel en sus pruebas cognitivas (memoria y aprendizaje).

Lo sorprendente fue que al examinar el cerebro de la religiosa -post mórtem- se encontró con que sufría de un daño masivo de Alzheimer, del que nunca se enteró.

Snowdon explicó que lo probable era que en la intensa actividad intelectual de la monja estuviera la clave de ese hallazgo.

Pero, ¿cómo mantener un alto nivel de actividad mental ante el paso de los años? Haciendo ejercicio aeróbico y manejando una buena dieta, dice Ratey, y si ya pasas de los 40 años, no está de más escucharlo.

Las neuronas mueren y se regeneran de manera continua, explica Ratey, pero la capacidad de regeneración se pierde con la edad, por lo que estos hallazgos abren grandes esperanzas a la humanidad.

Aine Kelly, profesora de Fisiología del Trinity College de Dublín, explica que así como el ejercicio cambia la estructura física del organismo, también modifica la estructura y el volumen del cerebro, preservando su funcionamiento.

El cerebro tiende a perder su volumen con el paso de los años, y junto a eso se reduce la capacidad de aprendizaje y de memoria.

Sin embargo, dice Kelly, estudios de resonancia magnética hechos en el Trinity College demuestran que en casos de adultos mayores, y no tan mayores, 6 meses de caminata regular revierten esa pérdida de volumen y mejoraron el funcionamiento mental, incluida la memoria.

Pero eso no es todo, agrega Kelly. La irrigación sanguínea al cerebro aumentada por el ejercicio fortalece a las células llamadas microglías, que son parte vital de sistema inmunitario del sistema nervioso central.

¿Qué tiene que ver todo esto contigo y con la cuarentena? Mucho, si se piensa que esto ha reducido el nivel de actividad física de una buena parte de la sociedad. No se trata de correr un maratón. Basta con 30 minutos de caminata diaria para mantener un cerebro funcional.

Recuerda que correr es salud y algo más… mejor calidad de vida.

Correo electrónico: azteca_42@hotmail.com