El futbol lagunero está de luto. El último de los ídolos se ha ido. Me decías, Joaquín, que, al desaparecer el Equipo Laguna, se fue tu equipo de juventud o de estudiante, y así llegaron a tu vida los Tigres. Pues bien, quizá tu no lo viste jugar, pero en La Laguna dejó una huella imborrable para todos aquellos que traemos el futbol desde que nacimos, murió Don Agustín “Cri Cri” Fernandez.

Al Grillo lo trajeron los hermanos Rosas Figueroa, allá por los años 1953 ó 54. Jugaba en el D.F y el Laguna apenas nacía al futbol profesional. Así llegó a Torreón este chilanguito, el cual nunca perdió ese acento tan peculiar de la Colonia San Rafael, de la cual era originario. Siempre de buen humor, amable y dicharachero. Su saludo: “¿Como estás mi buen?” En aquel tiempo, el solo jugar no daba para comer, así es que con la ayuda de los hermanos Rosas montó un taller de enderezado y pintura, que hasta la fecha funciona a cargo de su hijo: “Talleres Azteca”.

Lo empecé a ver jugar a mis escasos 5 añitos y lo despedí a los 18. Toda una época de este chaparrón, que lo mismo gambeteaba que usaba la cabeza. Gran pareja formó con Enrique “Chino” Yassín. La partida de este hombre me pone a recordar aquel equipo de la infancia, aquellos ídolos que nunca se olvidan, todos ya se fueron: Esteban “Cachuchas Méndez”, “El Chorreado” Ortiz, Leonel Arredondo, Lalo Castro, Perico Borrego, Chato Samaniego, “La Gringa” Vega –de quien se dice fue el mejor jugador que ha dado La Laguna–, “Cupido” Guzmán, “Maracas” Banda, Julio Ayllón Aparicio, Jaime Yassín, los hermanos Aragón, en fin, como dijera Alberto Cortez: ¡cómo pegan los recuerdos! Después, vinieron muchos más, pero éstos fueron los que pusieron los cimientos del futbol profesional en La Laguna. En fin, ya está con sus cuates Don Agustín, descanse en paz y gracias por tantas satisfacciones dadas.

Déjenme les cuento ahora, ¿por qué el equipo actual se llama Santos Laguna y no Laguna? Aunque ya se está desapareciendo tristemente Laguna quedando solo Santos. Bueno: resulta que los orígenes del equipo son de una población de Tlaxcala, cuyo nombre es Santa Cruz. Era cuando el IMSS tenía muchos equipos de futbol –entre otros, el Atlante–. Pues bien, ahí jugaba este equipo “Santos IMSS”. Para no hacer el cuento largo, éste vino a parar al IMSS de Gómez Palacio, pero como en Gómez no había estadio, pues se vinieron a Torreón. No duraron más que un año en Segunda B y ascendieron a Segunda A. Pocos años duraron en la categoría y se compró la Franquicia de Ángeles de Puebla. En ese momento se le quiso cambiar el nombre y dejar Laguna solamente. La Federación exigió dinero de por medio. Como no había, pues siguió llamándose Santos Laguna.

Cuando el equipo fue comprado por Grupo Modelo, se hizo nuevamente el intento de quitarle eso de Santos. ¿Recuerdan aquel juego Morelia vs Santos Laguna, aquel que si empataban Morelia calificaba a la Liguilla y Santos Laguna se salvaba de ir a la 2ª. División? Curiosamente, el resultado “0 – 0” y se hizo el milagro, los dos equipos lograron sus objetivos. Aquel partido fue llamado “El juego de la ignominia”. Al regreso a la Comarca el equipo fue recibido por una multitud como si hubieran ganado el campeonato, todos coreaban: ¡Santos, Santos, Santos! En ese momento los directivos decidieron no cambiarle el nombre pues sintieron que ya estaba identificado con la afición lagunera. A partir de entonces, empezó la historia de uno de los equipos protagonistas del futbol mexicano en los últimos años. ¡Santos Laguna!

Hasta la próxima.

Twitter: @patachueca93