AL LARGUERO

Por: Alejandro Tovar Medina

Articulista invitado

Los goleadores tienen los ojos adiestrados, los pies alados, velocidad de leopardo y el corazón rebosante. En la cancha, invierten su talento, crean un mundo diferente, luminoso y lleno de energía. Como Kingsley Coman (24) que nació en París de padres refugiados y que desde niño era favorito de técnicos y buscadores por su arte y acrobacias en las inferiores del famoso PSG. Tanto, que Carlo Ancelotti decidió ponerlo en primera en 2013 cuando aún no llegaba a los 17 años.

Su agente, con astucia, lo llevó a la Juventus como jugador libre pero en Italia jugó poco aunque fue madurando, hasta que lo rescata el Bayern Munich, con la aprobación de un astro del ayer, su presidente desde 2002 Karl Heinz Rummenigge.

Y llegó para ser estrella. Lo confirmó el domingo en Lisboa, se elevó al centro pasado de Kimmich como un resorte humano. Conectó y luego quería subir al cielo. Sus rojos tenían ya el sexto título en once finales jugadas.

Baviera (en bávaro y alemán) es Bayern. Es el mayor de los 16 estados de la federación germana y el segundo más poblado, donde los Celtas primero y los Romanos después, forjaron imperios a la mirada de los Alpes. Los rojos han brillado en los últimos cuarenta años, desde la época de Beckenbauer hasta los actuales Neuer, Boateng, Sule, Goretzka, Muller, Kimmich, Gnabry que son locales.

Con franceses como Coman, Pavard, Tolisso y Lucas; el croata Pericic, el brasileño Coutinho, el canadiense Davies y el goleador polaco Lewandowski. Un plantelazo. De todos sus títulos, el que más recuerdan sus viejos seguidores tal vez haya sido el primero, en la campaña de 1974, cuando el joven Udo Lattek los dirigía. Llegaron a empujones contra el Atlético de Madrid del argentino Juan Carlos Lorenzo. Moría el partido cuando Luis Aragonés cobró un tiro libre y venció a Maier, ahí los rojiblancos se sentían ya campeones de Europa.

Sin embargo, cuando ya el silbante contaba los últimos segundos, Schwarzenbeck, tomó un rechace y lanzó el disparo desde 30 metros con toda su alma, cuando el arquero Reina parpadeaba y fue el empate que forzó a un partido extra en Bruselas, donde el Bayern dominó a placer 4-0 con tantos de Hoeness (2) y Muller (2) ¿La formación?. Sepp Maier; Hansen, Franz Beckenbauer, Georg Schwarzenberck, Paul Breitner; Roth, Zobel, Kapelmann; Hoeness, Gerd Muller y Tortenssen.

El Bayern en un 75% es de una sociedad anónima. El resto pertenece a firmas famosas como Adidas, Audi y Alianz S.E. En la Bundesliga, Borussia Dortmund rompió la hegemonía 2011 y 2012 pero luego los de Rummenigge ganaron 2013, 2014, 2015, 2016, 2017, 2018, 2019, 2020. En total ha ganado 30 títulos domésticos y la Champions en 1974, 1975, 1976, 2001, 2013 y 2020. Esto ratifica el pensamiento filosófico que dice “La excelencia no es un acto de un día, sino un hábito”.

El futbol tiene un ruido mediático que sucede a otro. Los jugadores son personajes complejos contradictorios y paradójicos. Como actores de circo tienen la obligación de hacer felices a sus fans. Todo el plantel de Bayern recibió un Audi del año para su uso personal y debe guiarlo cuando menos para ir al entrenamiento. Coman un día, decidió ir en un Ferrari, sabiendo que habría una multa. Deseaba que sus compañeros vieran su nuevo y costoso vehículo.

Correo electrónico: arcadiotm@hotmail.com