Miguel Herrera se negaba a usar el cubrebocas… y Cruz Azul, con cuatro goles, le puso un tapabocas.