Por: Rubén Romero

Articulista invitado

No es novedad decir que hay corredores que entrenan mejor por la mañana, mientras que hay quienes se sienten mejor practicando por la tarde.

Eso se debe a lo que se conoce como el ritmo circadiano de cada persona, que son los ritmos que regulan los cambios en las características físicas y mentales que le ocurren a cada quien a lo largo del día.

Los ritmos circadianos, sin embargo, varían entre unas personas y otras, por lo que a la definición genérica de esas variaciones se le conoce como el cronotipo, un concepto que tiene que ver con los desempeños y las conductas de la gente.

Para fines de entrenar, cuando se trata de un corredor, hay quienes despiertan temprano y alcanzan su estado de máxima alerta en la primera mitad del día, mientras que hay quienes se levantan más tarde desempeñándose mejor, aunque debe decirse que no todo mundo cae en un caso o en el otro.

Se han hecho estudios para medir las respuestas del organismo al esfuerzo atlético (como correr) durante diferentes horas del día, y los resultados parecen confirmar que hay una mejor hora para entrenar para cada persona.

Quienes llegan a su máximo estado de alerta por la tarde alcanzan mayores niveles de consumo de oxígeno (VO2Max) y muestran recuperación de su ritmo cardíaco más rápido al entrenar por la tarde en comparación con hacerlo por la mañana. Lo inverso se aplica para quienes alcanzan su máxima alerta por la mañana.

Curiosamente, quienes alcanzan su máxima alerta por la mañana reportan mayor dificultad para conciliar el sueño cuando entrenan por la tarde-noche.

¿Qué hacer ante este planteamiento? Lo primero es recordar que la mayoría de las carreras arrancan por la mañana, por lo que conviene que, al margen de otras razones, las sesiones de entrenamiento largas se hagan durante ese lapso del día.

El otro punto es que las sesiones de entrenamiento intensas, que son las de fuerza o de velocidad, se hagan de acuerdo al cronotipo de cada corredor. No hace falta profundizar mucho para entender que cuando el organismo permite realizar los mayores esfuerzos es cuando se desarrolla una mayor capacidad atlética.

Recuerda que correr es salud y algo más… mejor calidad de vida.

Twitter: @Romerodromo