Por: Fernando Benito

Articulista invitado

 

Tras lo acontecido en la Semana 3 de la NFL, donde varios de los equipos considerados contendientes tuvieron lamentables actuaciones, ha comenzado a debatirse la posibilidad de que en la temporada 2017 no haya en realidad una escuadra que sea favorita para llevarse el título del Super Bowl LII.

Y es que después de observar como Cuervos de Baltimore, Broncos de Denver, Acereros de Pittsburgh, Panteras de Carolina, Halcones Marinos de Seattle y Raiders de Oakland sufrieron vergonzosas derrotas, ha surgido la duda de si estos conjuntos cuentan con argumentos para llegar al partido grande de la Liga, aunque en el papel esto pareciera que sí.

Habría que quedarnos entonces con equipos como Jefes de Kansas City, Patriotas de Nueva Inglaterra, Empacadores de Green Bay y Vaqueros de Dallas, que lograron solventar sus compromisos, pero ojo, también los tres primeros no se vieron tan fuertes no obstante que enfrentaron a rivales a todas luces inferiores.

Solo los Cowboys y los Halcones de Atlanta tuvieron actuaciones convincentes, así es que no sería descabellado pensar que más adelante se encontrarían para definir la supremacía de la Conferencia Nacional.

Por lo pronto, tratamos de hallar una explicación a lo que aconteció el domingo pasado y encontrar las causas de esta epidemia que hizo jugar tan mal a las franquicias que se supone se armaron este año, para evitar justamente lo que les acaba de suceder.

Dentro de lo positivo está el hecho, de que las puertas se han abierto para que aparezca algún “Guapo” que quiera ser protagonista esta campaña, considerando que por lo menos en este momento, ya no se percibe que ningún equipo pueda ser imbatible.

Sin embargo hay que esperar, pues la Semana 3 sigue siendo muy temprano para hacer conjeturas….. creemos que los grandes deberán reivindicarse y entonces la Liga volverá a la normalidad.

Anuncios