El Real Madrid ha ganado su tercera Champions en los últimos cuatro años. Ha ganado también La Liga. De los seis títulos posibles del último año ganó 4. Su figura principal, Cristiano Ronaldo, con su actuación en Cardiff se ha asegurado su quinto balón de oro, va a empatar a Messi. Firmó 41 goles en todas las competencias en el 2016-2017 más lo que hizo con su selección con la que cerrará el año futbolístico jugando la Copa Confederaciones, vaya números para su supuesta temporada del declive, en la que según sus detractores veríamos a un portugués acabado viendo los logros de Lío Messi.

¿Estamos en la era del Real Madrid? Yo creo que si. ¿En la era de Cristiano? También. Aunque aquí pongo el primer freno; tenemos varios años en la era de Cristiano y Messi, eso es lo preciso. Estamos en la era de los más grandes jugadores de clubes que jamás existirán. ¿Quién es mejor? Esto ya pasa al terreno de los gustos y preferencias, están a la par; dejémonos de discursos de hinchas, los dos al retirarse serán sin dudas top 10 de la historia y estarán en la conversación contra quien sea para ser top 5. Cristiano ha vencido de una vez por todas ese halo celestial y pedante de quienes al compararlo con Messi te veían como si fueras un imbécil, hoy no hay elementos para sacarlo de la discusión por el mejor del mundo, sus números son bestiales y sus apariciones en momentos claves y monumentales son indiscutibles. Lo siento messistas, se les acabó la fiesta.

No les voy a pedir que disfruten el gran juego que hoy despliega el Madrid ni que se dobleguen ante CR7, no, no caeré en esa sangronada tan utilizada por los neoculés en la era Pep. Entiendo perfectamente que aunque el buen futbol es imposible de no apreciarse, cuando lo despliega tu odiado rival más bien lo sufres y nadie es quien para obligarte a disfrutarlo. El Real Madrid ha resurgido y esto apenas comienza, tiene un técnico y un plantel profundo y joven; hoy el cuadro merengue es el que debe administrar la abundancia y el Barcelona reinventarse; la llegada de Valverde sin duda es un acierto, ahora deben fichar mejor para tener opciones en la banca y jugadores en su posición para dejar de improvisar; tampoco se han quedado muy atrás, ganaron La Copa y pelearon la liga hasta el final. Sin embargo, por segundo año consecutivo han fracasado rotundamente en la Champions.

Por hoy, y aunque a muchos les duela, el mundo grita: ¡Hala Madrid!
Twitter: @manyecastil 

Anuncios