Que a un equipo le funcionen dos novatos en la rotación de abridores es algo fabuloso, es lo que está sucediendo en los Rockies de Colorado con Kyle Freeland y el venezolano Antonio Senzatela, pero ahora son tres gracias al estupendo rendimiento de Germán Márquez.

Entre los tres han dado 13 triunfos al equipo, los tres tienen efectividad debajo del 4.00, que es un gran logro para pitchers que lanzan prácticamente la mitad de sus partidos en el incómodo Coors Fields, equivale a andar por debajo de 3.00 en otros parques.

Por algo los Rockies se han mantenido en la primera posición de su división, y coincide con el hecho de que ser dirigidos por uno de los pocos estrategas que llegó a ser lanzador, Bud Black, piloto que también hizo un gran trabajo con el pitcheo de los Padres de San Diego, a quienes dirigió por nueve campañas.

Recordar que hace varios años llegaron a dar contratos millonarios a estelares del montículo y resultaron un fracaso, el Coors Field terminó siendo la tumba de varios lanzadores.

En años recientes el mexicano Jorge de la Rosa demostró que sí se puede triunfar como pitcher en Denver, ahora también hay varios novatos destacando, se está dando la combinación para animar a los directivos de los Rockies a intentar ir por uno o dos serpentineros abridores de primer nivel en la época de cambios y resultar un roster todavía más peligroso.

Por ahora la clave es aguantar el paso con Freeland, Senzatela y Márquez en la rotación de abridores, a pesar de la derrota de ayer mantiene el mejor récord de la Liga Nacional.

Twitter: @hgcuadros

Anuncios