Todo deporte es equivalente a entretenimiento – espectáculo, si al apagar la luz después de un partido de futbol no puedes dormir, si  dependes  de  un resultado para que el domingo sea feliz, entonces considera que el futbol te ha superado.

La diferencia que existe entre el aficionado regio y el lagunero es que para el lagunero el futbol termina al día siguiente con un análisis serio y concreto, quien no lo hace así es porque tiene orígenes de Nuevo León, estado donde se vive el futbol de locos; por ejemplo, el videojuego más popular de futbol: FIFA 17, incluyó a Tigres en el demo, las descargas en la zona metropolitana fueron un éxito rotundo para la compañía; o cuando la violencia está presente en los estadios por culpa de estas aficiones, el futbol está por encima del Cerro de la Silla.

Cada jornada después de ver jugar a Santos dejamos que el futbol nos domine. Es cierto que el equipo ha tenido malos resultados, pero caemos en la locura intentando sacar de la comarca a medio equipo. Es inevitable no sentir enojo ante malos partidos, es inevitable no sentir alegría cuando el equipo gana aunque su espectáculo, objetivo principal a la hora de ver futbol, sea peor que el espectáculo de un circo de húngaros sin carpa. Fuimos educados para que el futbol sea prioridad en la vida.

Hoy la escalera que utiliza el futbol para estar por encima de nosotros es el descenso, escuchamos descenso y nos convertimos en el vecino regio, el descenso no es una enfermedad terminal ni nuestro patrimonio está en juego, vemos al descenso como al mismísimo chamuco, transformando el amor por el juego para convertirlo en odio por este deporte.

 Para mí el futbol Mexicano es muy emocionante, lleno de irregularidades. Tiene defectos, no lo niego, pero la liguilla es emocionante; lo sería aún más si hubiera solo una por año. Las ideas de que el campeón sea el equipo  que haga más puntos me aburre. La justicia no siempre es divertida, elimina el espectáculo: Batman es aburrido, el Guasón vive del espectáculo. Un campeón, un descendido. La parte baja de la tabla esta temporada tendrá más entretenimiento que la de arriba, la distancia en puntos que existe entre los equipos de media tabla para bajo es mínima, haciéndola muy emocionante. Tal vez mi idea de disfrutar el futbol sea mediocre; por ejemplo, el  triunfo contra León para mi gusto fue el peor partido de Santos en lo que va del torneo, y fue el que más se gozó. Contra Necaxa, a mi ver, Santos jugó muy bien, y fue el más criticado. Así que el futbol está abierto y se le da el enfoque que se quiera, pero si estoy seguro de que el futbol no debe estar por encima, debe estar sentado a un lado de nosotros en el sofá, en la familia a la hora de ir al estadio, o en una plática nocturna debatiendo con los amigos, provocando sed para justificar la cerveza. Y…tranquilos: quien se va la próxima temporada es Veracruz. Guarden esto.

Twitter: @pera10

Anuncios