Siempre he tenido la sensación a nivel local del parecido que tiene Federico a un gran amigo. Coinciden en varias cosas: en lo físico, la entrega, el dramatismo cuando juega futbol, como si se tratara de una final de copa del mundo y es solo un partido en un campo llanero con pelota del número 5, pero no solo es mi amigo sino el carnicero, el vecino, el señor que vende periódico o hasta el “Don” del depósito de los domingos en la liga de veteranos.

20160719202553

Agustín Federico Marchesin está en todas partes, es como si yo, tú o algún conocido jugara en Santos, vemos en Marche el sueño de todos a quienes nos gusta el futbol, su físico ayuda mucho: un tipo con poca producción, debilucho, brazos caídos, un poco jorobado y siempre con la mirada hacia el horizonte vigilando que no le hagan daño a los suyos. Stan Lee: creo que este súper héroe es mejor que los tuyos.

¿Recuerdan a Jack salvando a Rose en un trozo de madera? Fue lo que hizo Federico en Lanús: sacrificando todo el amor, decidió ser él quien iría al fondo del mar, sin contar con que llegaría a esta comunidad Yankee, mi querido Torreón.

Marchesin le dio todo a su madre de piel Granate, a quien invadió la tristeza porque se iba el mejor, y como buena madre aún espera su vuelta, presumiendo su nacimiento contra Gimnasia de Jujuy siendo la figura, mostrando las postales a la nueva novia, Santos Laguna; de aquella vez contra O’Higgins de Chile en la Copa Libertadores 2014, cuando atajó todo, incluso un penal en el último minuto; si perdían, Lanús quedaba fuera.

Con estos momentos y con un campeonato llegaba Federico a la Comarca, a barrer los reproches por la salida de Oswaldo, pocos se imaginaban el monstruo en que se convertiría, no sé si llegó siendo el mejor portero del continente, pero hoy lo es; amigos argentinos: es mejor que Romero.

Platicando con un aficionado de Lanús, me comenta: “siempre mantiene su nivel, cada año que pasa ataja mejor”. Ya es campeón en Santos y lo fue en su primer torneo, jugador clave para lograr el quinto campeonato, imaginen el nivel de portero que tiene Santos, si seguimos lo dicho por IVANMARZAN14 (Instagram).

De esos tipos que nacen para ser idolatrados y no es por casualidad si no por su personalidad, desempeño y compromiso; vive el futbol con un sentimiento que nos remonta al por qué nos gusta este deporte.

La totalidad de la afición sentimos antes de pensar el futbol, nos gana el sentimentalismo cuando se habla del club, pero olvidamos que esto es solo un entretenimiento, y Marche, un espectáculo.

Federico se ha equivocado en dos ocasiones: la primera, en aquel partido contra América, en CONCACAF, cuando ataja mal un disparo de media distancia de Arroyo, y se hace gol; eso nos ayudó para saber que Marche era humano; la otra, hace una semana, cuando su forma de pedir aumento de salario no fue la correcta, algo marrullero, quiero pensar que es una estrategia que usan los agentes de futbol, me parece muy mala.

Marchesin merece dicho aumento, no cabe la menor duda, su trabajo es mejor cada día, y como cualquier empleado merece una mejora salarial si el rendimiento se eleva, mi opinión sobre su profesionalismo es la mejor por el hecho de que se ve avergonzado por lo sucedido, y ahora ya no sabe cómo salir de este embrollo.

No es grave lo que ha pasado porque es inminente la salida de Marchesin en un futuro próximo, está varios escalones arriba de cualquier arquero en México; ojala que sea lo mejor para Federico, Europa lo acercaría más a que lo valoren en su país, está para ser titular en selección Argentina.

Para Santos, venderlo al mejor postor, a quien pague lo que vale, es lo mejor. Nunca un futbolista estará por encima de la institución: ya se fueron Ramón Ramírez, Vuoso, Jared, Pony, Benítez, Fernando Ortiz, Darwin, Oribe, y se sigue caminando recolectando éxitos: Marchesin se unirá a este selecto grupo de futbolistas magníficos, que el hecho de haberlos visto jugar para la institución nos provoca orgullo.

Debemos estar tranquilos porque la portería no será problema en varios años; al parecer, Nicolás Navarro ha encontrado en Carlos Acevedo el representante idóneo  de ese departamento en el equipo, en varios años atrás el segundo portero no era confiable, y Acevedo se perfila para ser el suplente de Federico, incluso brincando a Julio Gonzalez.

La forma en que se le ve a un futbolista es prácticamente la de un dios, haciendo al deportista sentirse inalcanzable, aunado con la poca responsabilidad de asumir lo que representan en una sociedad; es por eso que lo de Marche es de destacar, e inusual que se le vea distinto a una estrella del futbol, se le ve como uno más de esta desértica comunidad.

Federico:

El sentimiento granate espera tu vuelta; siempre tendrás las puertas abiertas, Lanús te ama y Santos te agradece por ser ese tipo lleno de humildad que pone el ejemplo de cómo hacer los colores propios, haciéndote participe de lo que somos como laguneros.

Twitter: @pera10

Anuncios