Estrada.jpg

Los méritos del sonorense Marco Estrada para ser invitado al Juego de Estrellas de las Grandes Ligas eran muchos, lástima que el lanzador de los Azulejos de Toronto se lastimó y no podrá participar, aunque quedará en su currículum la inclusión al Clásico de Media Temporada.

Esa invitación no se dio por el número de triunfos (5), es básicamente el porcentaje de carreras de limpias admitidas (2.93), el raquítico porcentaje de bateo ante él (.173) y la racha de 13 aperturas consecutivas sin permitir más de 5 hits; fueron las razones para considerarlo. Se han dado 7 casos de pitchers mexicanos llegando al Juego de Estrellas con 10 ó más victorias, Fernando Valenzuela en 3 ocasiones, con 12 triunfos en 1982. Los otros son Esteban Loaiza, Jorge de la Rosa, Yovani Gallardo y Teodoro Higuera.

Nadie se acerca al porcentaje de bateo en contra que tiene Estrada, a Valenzuela le bateaban .246 en aquella campaña de las 12 victorias. En 1981, el año de la “Fernandomanía” le conectaban para .195.

Estrada es un lanzador difícil de conectar por el ángulo complicado que genera al enviar la pelota de muy arriba, desde que se estableció en Las Mayores en 2011 le han bateado por debajo de .250. En 2015 fue contemplado para el premio Cy Young ubicándose en el décimo puesto en la votación.

Sin duda está teniendo una excelente temporada, esperando que vuelva bien de la lesión en la espalda que lo colocó en la lista de lastimados.

Anuncios