Nike_Maria_Paris_Dress_1_hd_1600

Por Liliana González Lobo

Si hay algo no se puede negar es que María Sharapova es una de las tenistas más importantes del circuito de la WTA con 35 títulos, 5 Grand Slams, una de las pocas que ha logrado ganar los 4 títulos grandes del tenis, ganancias arriba de los 36 millones de dólares y 11 años seguidos siendo la deportista mejor pagada del mundo.

Pero, para los que somos amantes del tenis, especialmente del de mujeres, marzo nos dejó en shock, María anunció que dio positivo en el doping del 26 de enero en el Abierto de Australia por la sustancia Meldonium.

¿Cómo se nos iba a ocurrir que Sharapova, sí, María Sharapova, iba a dar positivo en doping? ¿Por qué era impensable?

Porque simplemente ha sido una deportista ejemplar en muchos sentidos, ha tenido especial cuidado en manejar su imagen y ha sido muy inteligente al tener la gente correcta para manejar sus ganancias y convertirlas en negocio. A esto puedes agregarle que ayuda a miles de causas caritativas a través del mundo.

En la cancha, pese a sus muchos descuidos técnicos, ha sido siempre una dama, al menos dentro de la cancha, incansable, luchadora, con una fortaleza mental impresionante, competitiva y jamás deja caer un juego.

Te puede caer bien o mal, eso es una cuestión personal, sin embargo, el hecho de que ella haya dado la cara ante la prensa y el mundo sobre la noticia de su antidoping, habla mucho de quién es, pudo haberse escondido y dejar que fuera la ITF (International Tennis Federation) quien diera la noticia.

maria-sharapova-50a

¿Qué fue lo que paso?

La historia de María es que toma por cuestiones médicas desde el 2006 un medicamento llamado Mildronate, que tiene como ingrediente activo el Meldonium, una sustancia que fue prohibida en enero de este año por la World Antidoping Agency… efectivamente, fue agregada tan sólo unos días antes de que diera positivo la tenista rusa.

El Meldonium es un medicamento para el corazón que mejora el flujo de la sangre y ayuda a recuperarte más rápidamente.

Por lo que fue suspendida temporalmente mientras se hacían todas las investigaciones, lo cual le costó no sólo caer del top ten al puesto 26, sino también perder los patrocinios de Nike, Tag Heuer y Porsche.

En las audiencias del 18 y 19 de mayo pasado, 3 de los miembros, elegidos por la ITF, quienes se han ensañado con la jugadora buscando un castigo ejemplar, decidieron que la rusa no había cometido dolo, es decir, no hubo mala intención, sino un descuido por no haber checado la lista de sustancias prohibidas a tiempo.

Enfrentaba un posible castigo de 4 años, que muy probablemente acabarían con su carrera, en su lugar le dieron 2 por haber cometido una falta sin ninguna mala intención, por haber dado positivo a una sustancia que fue agregada apenas unos días antes de su examen. Francamente suena a cacería de brujas.

María puede ser un ejemplo en la forma en que ha manejado las cosas, brillantemente dio la cara y aceptó su error, también se ha hecho presente en sus redes sociales como nunca, ha participado en cuanto evento social ha podido, logrando mantener su imagen casi intacta ante sus fans.

Por el contrario la ITF y, algunas de sus compañeras de la WTA, no han titubeado al decir que merece un castigo a la altura, ansían con dejar fuera a una de las jugadoras más sobresalientes del momento.

María está decidida a apelar la suspensión ante la CAS (Court of Arbitration for Sport), por considerar injusta la decisión al no haberse encontrado malicia en sus acciones.

Aplaudimos su decisión, un tour sin Masha no es lo mismo, es una jugadora que se extraña en las canchas. Será un buen ejemplo para que todos los deportistas pongan más atención a los detalles importantes, pero ¿dejarla fuera 2 años? Suena muy riguroso.

María divide opiniones desde los comienzos de su carrera, la puedes amar u odiar por igual, si bien no es muy carismática, si es una gran atleta con un carácter y determinación envidiables, admirables.

Puede que no sea la mejor tenista, pero por lo general, cuando juega se mantiene dentro del top ten, sus logros hablan por ella.

Seguiremos esperando en qué termina finalmente una novela que parece estar llena de envidias, sin duda, fundamentadas no sólo en su éxito, sino en sus actitudes y sobretodo, en sus errores. Uno que podría salirle muy caro de no proceder su apelación.

maria_sharapova_tennis_girl_athlete_bw_100809_1920x1080

 

Anuncios