Existe algo que quizá debería preocupar más que la duración de los juegos en las Grandes Ligas, y eso es la cantidad de cotejos decididos por palizas, partidos llegando a la novena entrada cargados a favor de un solo lado, que a veces desde la quinta entrada parecen decididos y eso hace que la afición se salga temprano de los parques.

Los Rojos de Cincinnati es el equipo con más tundas recibidas, suman 8 juegos perdidos por 7 carreras o más, incluso un 16-0 contra los Cachorros de Chicago en donde Jake Arrieta los dejó sin hit ni carrera. ¿Qué sentido tiene un juego rápido con pizarra tan desproporcionada?

La diferencia en las carreras anotadas entre el mejor y el peor equipo debe preocupar, Medias Rojas de Boston es el más ofensivo en 2016, produciendo 5.92 carreras por juego, el peor son los Bravos de Atlanta con 3.19 anotaciones por encuentro, dando una diferencia de 2.73 carreras por juego entre el primero y el último lugar de los 30 equipos.

La teoría que está cobrando fuerza es que varios conjuntos están optando por perder deliberadamente con tal de obtener ciertos beneficios otorgados a los peores clubes a la hora del draft.

Siempre ocurren casos de clubes batallando, nadie se salva, pero las palizas actuales están resultando preocupantes, probablemente tendrán que ver la forma de quitarles algunos privilegios a las peores escuadras de cada temporada, forzándolos a que se esfuercen un poco más por ganar.

Anuncios