AL LARGUERO

Por: Alejandro Tovar Medina

Articulista invitado

Para Don Santos, mi padre, que me hizo querer a Yankees sin haberlos conocido.

El tiempo que pasa, es la verdad que huye. Después de la pandemia uno vive entre parajes de sombras hostiles. Aprendimos a huir y a vivir casi en prisión domiciliaria con dos amigos a los que solo les falta hablar: la computadora y la tv. Uno te brinda el conocimiento y es herramienta de trabajo. El otro te trae el color del mundo y el sabor de la vida, ambos le ponen maquillaje a todo.

Quienes tienen un control de tv y varios servicios de cable, es como el que puede revelar visiones en el cuarto oscuro de los pensamientos ajenos, porque de repente ya debes seleccionar lo que lees, pues ahora hay más escritores que lectores y las redes han creado un puñado de profetas. Si sales, te encuentras la peligrosa disolución que vive el individuo entre la multitud.

Por ello, cada vez resulta más recomendable vivir en dos frentes (realidad y ficción) o una combinación de ellas, porque una vida en ilusión supera la tormentosa vivencia natural. Así que te vas directo al MLB tonight con Harold Reynolds, Greg Amsinger, Dan Plesac y otros, que combinan información y repeticiones de todo el beisbol con comentarios diversos y buen sentido del humor. Un espacio que no permite cambiar de canal. Lástima que no hablen el inglés clarito de los Beatles.

Ahí ubicamos por segunda vez a nuestro Manny Bañuelos, sobreviviente del beisbol, que tardó diez años en arribar al Bronx desde que lo firmaron. Pasó por lesiones, tragedias y varios equipos, incluso del oriente hasta regresar al uniforme que alguna vez tuvieron Celerino Sánchez, Aurelio Rodríguez, Alfonso Pulido,  Rubén Amaro, Karim García. Esteban Loaiza, Cañón Osuna y otros.

La vida también es sueño. ¿Es lo mismo caminar por las callecitas de El Vergel natal a la Quinta Avenida de Nueva York? Para Manuelito es descubrir su talento antes de que sea demasiado tarde, porque Yankees siempre tiene un plus y está rodeado de Stanton, Judge, Cole, Carpenter, Rizzo, Chapman, Gallo, Hicks, Loáisiga, Germán, Higashioka, Montgomery, Taillon y el jefe Boone.

Manny es un sobreviviente que vio su brazo izquierdo anulado por tremenda lesión y se recuperó de la operación «Tommy John» para estar hoy entre la gorra más hermosa del beisbol. El paisano es de esa gente que dice cosas con la mirada y existen para el juego, porque son habitantes de un mundo especial, salen de sí mismos, son otros. Son como seres de fantasía.

La famosa operación es la reconstrucción del ligamento colateral cubital y se utiliza un injerto autólogo. El primero en tomarla fue Tommy John (79)  y la hizo el famoso médico Frank Jobe (1925-2014) en 1974 cuando estaba en Dodgers, porque Thomas pasó por Cleveland, L.A., Yankees, Angelinos y Oakland en larga carrera de 26 años. John había ganado 124 juegos. Después de la operación obtuvo otros 164. Con NYY tuvo dos temporadas de 20 victorias (1979-1980).  

Después de Tommy han operado a decenas. El beisbol debe mucho al Dr. Jobe. Entre otros ha rescatado a Jacob de Grom, Stephen Strasburg, Adam Wainwright, Rich Hill, John Smoltz, Eric Gagne, David Wells y claro, a nuestro Manny Bañuelos, que cuando lanza uno quisiera que su bola fuera de fuego e invisible, pero en esa casaca de Yankees, los hombres tienen la fe de los héroes.

Correo electrónico: arcadiotm@hotmail.com