AL LARGUERO

Por: Alejandro Tovar Medina

Articulista invitado

Si el futbol es hoy como el rey que danza sobre el pasto y cada cual pone distintas miradas sobre la misma realidad, uno debe definir con certeza, sin escribir con los ojos cerrados, sino mirando fijamente al objetivo, esperando que éste ofrezca su mejor ángulo. Ahora mismo el dilema no son los hechos, sino el estilo. Y primero hay que reconocer que Santos Laguna es un cuadro tenaz, competitivo y fiable, gracias a la mano y guía de Almada, a su gran liderazgo.

Más pronto que tarde, afloran las especulaciones, porque mucha gente parece que se gana la vida con su imaginación y ¿cómo poner a buen recaudo los prejuicios?, porque ya ni el periodismo puede cambiar las cosas y el futbol sigue siendo una forma de entender la belleza natural del juego, algo de lo que no gozan los azules con Reynoso, que guarda su arco como lo hizo en Pachuca. Sabe que atreverse con valentía en el campo rival es como entrar en una tormenta.

El Cruz Azul que añoran sus seguidores sería la dupla goleadora de Julio y Hermosillo y hasta los hay, que son muchos, los que tienen presentes a Bustos, Muciño y Victorino, pasando por Peña, Kalimán, Flores, Alejándrez y Marín. Puros muertos, pues. Todos ellos son otra película y los actuales son jugadores caros, de gran experiencia y fama, que esperan entrar fuerte a la historia.

Favorito obligado, por su nómina millonaria y por la exigencia que le dan tantos años sin amor, yendo de fracaso en fracaso. Ahora sin Billy Alvarez quieren sonar mejor, con el testimonio pero sin la estética de los setenta, con otro muerto (Cárdenas) y éste, es el presente de los vivos, cuando las hojas se arrastran con el viento del tiempo y deja los árboles desnudos. Y los corazones.

Cuando Corona ya jugaba en primera con el Atlas, Acevedo iba a la secundaria, Campitos y Muñoz apenas aprendían a caminar. Gran atleta Jesús, ejemplar jugador que junto con Carlitos pueden ser decisivos en esta serie, porque su talento es descriptivo y vital. En general, el plantel azul es para armar dos equipos y sobre todo tiene arriba al Cabecita, de continuidad robótica.

Almada elige contextualizar el mundo que nos rodea desde otra perspectiva: la de ser ambicioso, respetando la jerarquía del rival, sabiendo que en ese deseo su equipo es un motor en explosión, que pretende desvelar el misterio de lo cotidiano y trasmite su afición por otra forma de ver la historia. En Puebla no hizo gol porque Valdés lo perdió, solo ante el arco en su cabezazo. Ahora mismo, sus seguidores claman porque el chileno esté con luces al tono y no intermitente.

Los fans laguneros son como el enamorado del amor que encuentra la mujer soñada, porque es la que imaginó antes de saber que existía. Ellos son privilegiados del futbol. Tienen un equipo mínimo, con muchos jóvenes, con varios retazos de allá y acá y están en la final, tratando su DT de poner su foto con Alfredo Tena, Fernando Quirarte, Daniel Guzmán, Galindo, Caixinha y Siboldi

Lo mejor, es ver la alegría y esperanza de los pueblos del viento, nosotros. Hoy la ilusión maravillosa se posesiona en el puesto de un fotógrafo como Robert Capa (1913-1954) para captarnos sin esconder nada, como quien interactúa con sus protagonistas sin usarlos, sino vinculándose a ellos en un proceso de arte, porque solo captura almas con sentimientos.

Correo electrónico: arcadiotm@hotmail.com