CRONICA DE UN PARTIDO MUGROSO

Un árbitro debe analizar todos los aspectos del partido que le toca dirigir, desde la situación de los equipos, hasta el comportamiento e historial de cada uno de los jugadores. Yo pienso que estos señores saben cuándo tienen enfrente a jugadores como Luis Suárez o, en México, a gentes como Sambueza o Quiñones, de Tigres; porque si uno como espectador los conoce, me imagino que un silbante los debe ubicar a todos perfectamente. 

El partido San Luis vs Santos Laguna iba a ser a todas luces problemático, sobre todo si los Tuneros anotaban primero, porque ellos, por su posición en la tabla porcentual, tienen que ganar a costa de lo que sea. Y así sucedió: los recogebalones no regresaban a tiempo las pelotas, el juego ríspido, las patadas, fingir lesiones, en fin, lo que menos les importaba era jugar futbol, había que ganar y lo hicieron; en el segundo tiempo, si se jugaron 20 minutos de los 45, fueron muchos. Todo ante la complacencia de un árbitro ¡con gafete de FIFA! Sin personalidad. Adonai Escobedo debe ser cuate de Brizio para andar en esas danzas. En resumen, un partido feo, con poco futbol y sumamente cortado, un San Luis que no dejó jugar y un Santos Laguna incapaz de anotar un gol. 

¡Y al final se armó la gorda! Ya en tiempo de compensación, Torres va por un balón que no quiso regresar el balonero, lo empuja, se lo arrebata y la banca del San Luis se levanta y le reclama a Félix su injusto proceder en contra de un muchacho inocente. Mal por Félix. Mal por el balonero, ya que no era la primera vez que retenían un balón.

Y déjenme me engancho. Sr. Riverón: si vio usted el partido se habrá dado cuenta que los baloneros constantemente no regresaban los balones, y esto porque San Luis quería ganar a costa de lo que fuera, y por favor espero que usted no sea de los que dicen que: “es parte del futbol”. El futbol no es así, a menos que las trampas se permitan. Corrían los minutos de compensación y, obviamente, Torres no le iba a pedir el balón por favor. No era culpa del joven. Eran instrucciones de un equipo. Lo que sí puedo decir es que Torres es un muchacho serio, no es de esos que finge faltas, sin tarjetas amarillas. Definitivamente no es Nahuel, ni Quiñones. 

Después todos vimos y escuchamos las declaraciones de Doria y de Torres. Imperó el racismo. Lo ofendieron. Jamás le ofrecieron agua. Llorando de coraje dio su versión de las cosas, totalmente diferentes. ¿Quién tiene la razón? ¿El abanderado no escuchó nada? ¿Las cámaras tienen buenas tomas? Veremos en que termina. Por lo pronto Torres se va dos partidos por agresión y la gente buena y amable de San Luis disfrutará la sentencia.

Transcribo lo que aparece de la redacción RECORD:

Pese a que aun no se tiene una resolución sobre el caso de los presuntos actos de racismo en contra de Félix Torres, sí se han buscado nuevas opciones para aclarar la situación y esto implica a jugadores de ambos equipos.

En un audio que RECORD tiene en su poder y que fue destapado por El Francotirador, el jugador del Atlético de San Luis, Camilo Mayada, se comunica con uno de los lideres laguneros y le propone poner una solución:

Perdón que te moleste de nuevo. Recién marqué al presidente del Club (de Santos), le comuniqué que había hablado contigo. El está abierto a esta posibilidad de poder solucionarlo por la vía de nosotros, de hacer las cosas bien”, manifiesta Mayada en la grabación.

Ahí se las dejo. Lo que, si creo, es que, si no hubieran expulsado a Torres, a éste se le hubiera olvidado la ofensa. ¿Será?

Hasta la próxima. 

Twitter: @patachueca93