Por: Rafael Cué*

Articulista invitado

 

La Feria de San Isidro es la más importante del mundo, no lo pongo en tela de juicio ni mucho menos. Dentro de la globalización en la que vivimos, la tauromaquia no debe estar ajena, por eso me indigna que al anunciarse con bombo y platillo los carteles de la edición 2019 de esta feria llamada “el mundial del toreo”, veamos tan sólo cuatro toreros mexicanos: dos matadores y dos novilleros.

México es cuna de grandes toreros, siempre lo ha sido. Hoy contamos con una baraja muy rica en nombres, conceptos, estilos e importancia. Simón Casas, empresario (productor taurino, como se autoproclama —y estoy de acuerdo—) de la Plaza de Las Ventas de Madrid, y de otras como Valencia y Nimes, es en mi opinión uno de los mejores empresarios que han existido. Ha creado tardes que han marcado la historia del toreo, ha roto esquemas y ha librado batallas épicas, a veces ha sido derrotado y otras ha salido victorioso en beneficio del espectador, lo cual es una de sus mayores virtudes, además de ser un buen aficionado y un verdadero apasionado a la tauromaquia.

Con este antecedente, no me cabe en la cabeza que de nuestra rica baraja actual tan sólo haya echado mano de dos matadores, y ya que en el rubro de novilleros el porcentaje de paisanos es importante, vayan dos de nueve anunciados.

La edición 2019 constará de 34 tardes consecutivas de festejos taurinos en Las Ventas: 27 corridas de toros, tres novilladas y cuatro corridas de rejones. Son 48 matadores los que harán el paseíllo; 10 de ellos lo harán en tres ocasiones, 12 lo harán dos veces y 26 tendrán sólo una comparecencia. Se jugarán encierros de 39 ganaderías distintas, abarcando nueve encastes diferentes, dando realce a la gran variedad con la que cuenta la cabaña brava española.

No quiero caer en citar nombres con los cuales jugar al empresario, quitar y poner, cada torero tiene todo el derecho de estar y por algo están, méritos dentro o fuera del ruedo.

El hecho de que existan 81 puestos para las 27 corridas, y que sólo dos sean ocupados por mexicanos, me hace reflexionar el porqué de este desprecio a nuestra fiesta. Las figuras mandan, ni hablar, pero veo una cantidad de toreros medianos que están algunos hasta tres veces y pienso si la afición madrileña no sería beneficiada enriqueciendo la oferta con el concepto de toreros mexicanos como Sergio Flores, que a finales del año pasado estuvo enorme en ese mismo ruedo; El Payo, cuya calidad no está al alcance de varios de los que torean mucho allá; Diego Silveti y el gran momento por el que pasa; la magia del temple de Juan Pablo Sánchez; la frescura y verdad de Leo Valadez; la madurez de Arturo Macías; la rotundidad de Arturo Saldívar; la gran revelación de la Temporada Grande, cuyo concepto gustará seguro: Ernesto Javier Calita, Gerardo Adame, Fermín Rivera, etcétera, etcétera.

Ahí están nombres que incluso muchos o la gran mayoría se han hecho allá como novilleros y han dejado importantes actuaciones en Las Ventas. ¿Qué nos está fallando? ¿Sólo le importa a la fiesta española México en invierno? Nos siguen vendiendo espejitos, y lo peor, ¡se los compramos!

Pensemos qué debemos hacer como afición y profesionales. Mi primera idea es otorgarle el justo valor a los nuestros. La afición suele ser muy malinchista, nos cuesta mucho reconocer y valorar la calidad de los nuestros; no se trata de inflarlos, se trata de disfrutarlos y apoyarlos para que lo que se haga en plazas de México pese en Europa.

Los que sí están son Joselito Adame, que hará el paseíllo el 17 de mayo al lado de Román y Álvaro Lorenzo, ante toros de El Tajo y la Reina; Luis David tendrá su oportunidad el 18 de mayo, junto a Ginés Marín y Pablo Aguado, ante toros de Montalvo, así como el 1 de junio, con Antonio Ferrera y Curro Díaz, con toros de Zalduendo. En el rubro novilleril, El Galo hará el paseíllo el 27 de mayo, y Diego San Román, el 3 de junio.

Que sea una gran Feria, que haya muchos triunfos y que los mexicanos lo hagan de manera rotunda.

Esto no debe seguir así, de todos depende cambiarlo.

Twitter: @rafaelcue

*Artículo escrito para el diario El Financiero, reproducido por voluntad del autor en Intelisport.

Anuncios