Terminó Santos Laguna su participación en el Estadio Corona en este Apertura 2018, y lo hizo no como todo quisiéramos: con un triunfo. Si analizamos al equipo hombre por hombre, llegamos a la conclusión de que es un equipo fuerte. Sin embargo, no ha llegado a convencer; su andar en la cancha no es el mismo del torneo anterior y en lo personal lo podría atribuir a que la media cancha no ha tomado el nivel que nos enseñó atrás tiempo, pues ni Lozano, ni Osvaldo Martínez han llegado. No quiero decir con esto que ha existido falta de voluntad; la desesperación se notó en el llanto de Lozano al salir de cambio en el partido contra el América. A mi juicio, estos dos personajes deben recordar que el futbol es asociación y que solos no van a ganar; se les ve lucha y entrega, solo que el toque y el juego de conjunto está a cuentagotas. Soy un convencido que los partidos se ganan en la media cancha y seguramente los veremos a plenitud en la liguilla, donde los guerreros serán protagonistas.

Yo no sé ustedes, pero a mí el VAR me parece como las consultas de López Obrador; las hago cuando quiera, con quien yo quiera y a la hora que quiera. Este domingo el VAR brilló por su ausencia, no sé si porque era el América o porque era el minuto 84; lo cierto es que o los miembros del VAR se hicieron majes o Santander –uno de los árbitros más malos del futbol mexicano y, para colmo, con gafete de FIFA– no los peló y el VAR se fue a la basura en una jugada que a todas luces era una mano intencional. Ya lo habíamos mencionado, mientras las reglas del futbol soccer sean o estén a criterio de los árbitros, el VAR servirá para dos cosas y ustedes saben para cuales. Lo cierto es que al Santos Laguna le robaron un penal que, de anotarlo, la realidad seria otra cosa.

¿A quien escogen de los ocho? Se me hace que esta liguilla será una de las más parejas de muchos años, pues todos los equipos tienen los suyo; solo falta uno y estará entre Morelia, que tendrá que ganar a Cruz Azul; y Pachuca, que no sé, pero me late que su partido ya está ganado. El tercer aspirante, Querétaro, es el menos probable, pues dependerá de los otros dos. La multipropiedad vuelve a hacer de las suyas: Pachuca, hermano mayor del León, juega en casa y me queda claro que la honestidad de los directivos estará de manifiesto en este partido, ¿será? A Morelia el empate no le sirve, pues con el triunfo de los tuzos, éstos estarán en la liguilla porque la diferencia en el goleo es muy superior a los de Michoacán. Nuestro futbol es puro y casto, así es que más nos vale que gane Morelia, que si no, vendrán las malas lenguas y las dudas; ¿o será que León le ganará a Pachuca? apuesto doble contra sencillo a que no. Veremos que dice Caliente, la casa de apuestas.

Cambiando de tema, todo mundo está apurado porque el Chicharito no ha sido convocado a la Selección Nacional. Me atrevo a decir que si estos partidos hubieran sido en USA, Javier estaría en primer lugar de los convocados, simplemente porque en el cono sur no es taquilla y acá todo lo contrario. Los dólares mandan. ¿O no?

En la noche del Salón de la Fama de Chuy Martínez, se homenajeó a aquellos jugadores que se fueron este año, pero no pusieron en la lista ni a Simón Gómez, ni a Ramón Romero. No importa: ellos serán recordados en mi corazón, y en el recuerdo de muchos laguneros.

Twitter: @patachueca93

Anuncios