Al igual que cualquier empleado en México, Emiliano Armenteros tiene todo el derecho a reclamar lo que considere justo, más cuando se trata de finiquitar anticipadamente un contrato. Al argentino se le avisó con tiempo que no entraba en planes y que se le buscaría acomodo en otro equipo, lo cuál ocurrió y rechazó al enterarse de las condiciones del traspaso.

Aprovechando el momento de la novela “Alanís”, el medio ofensivo salió a declarar en T y C Sports lo que él considera como maltrato laboral: “Me toca estar viviendo una situación que no le gusta a ningún jugador que es no ser tomado en cuenta, no estoy entrenando y no me dejan realizar la pretemporada desde el día cinco diciembre. Me pusieron transferible pero no salió nada y siguieron sin dejarme entrenar”. “Me dijeron que no iba a entrenar, que no tendría ropa del primer equipo y, que si quería un preparador físico se podría arreglar pero por fuera del horario en el que entrena la primera.

“Estoy trabajando con un preparador físico de la femenil que me ayuda cuando está desocupado y cuando no, me envía por Whatsapp lo que hay que trabajar”, declaró al medio de comunicación argentino. También aseguró que se le suspendió el sueldo y, en caso de ser cierto, sería incorrecto e ilegal por parte de Santos Laguna: “la última quincena le pagaron a todos mis compañeros y a mí no, yo sigo teniendo contrato por dos años y medio más”.

“Es una situación jodida porque nos sentamos a negociar una recesión para quedar libre pero el club no ha mostrado interés”. Dio a conocer también que el club le ofreció un finiquito de tres meses de sueldo cuando aún le restan dos años y medio firmados y creo yo, que es aquí dónde radica la clave del pleito que se volvió mediático ayer por la tarde”.

Insisto en que está en todo su derecho de rechazar o aceptar la propuesta para romper el contrato, sin embargo creo que solamente reveló una parte de la problemática. ¿A qué voy? A que no se trata de un caso como el Oswaldo Alanís y Chivas, se trata de un problema para terminar una relación laboral, no y hay una renegociación o extensión o algo que se le parezca, aquí está claro que no entra en planes y que no formará parte de la plantilla en el 2018.

Armenteros no reveló las cantidades que se están negociando pero les aseguro que es mucho más de lo que ganamos los ciudadanos comunes y corrientes y que es más que ganan muchos de sus colegas en la Liga MX, extrañamente, es uno de los futbolistas mejor pagados en el club, y digo es porque tiene vigencia contractual, la liquidación que le ofrecen es de varios millones de pesos del sueldo que ha devengado independientemente de su rendimiento, ya que su sueldo no depende de si ande bien o mal sobre la cancha. No estoy para defender a nadie y creo que hace bien en reclamar lo que le parezca justo, pero honestamente no lo considero una víctima en todo esto.

A fin de cuentas todo se reduce a dinero y no al orgullo deportivo que trata de vender en televisión ya que no está buscando acomodarse en algún equipo mexicano, es decir, quiere su dinero para irse tranquilo a su país, en donde seguramente encontrará equipo. Creo que esto se debe arreglar fuera de la prensa ya que no veo que se trate de algún tipo de abuso, no al menos como Emiliano Armenteros lo quiere hacer ver. En tres torneos con los albiverdes, Emiliano Armenteros jugó en 27 partidos, 12 de titular y solamente cuatro completos. Cada uno de los 1146 minutos que estuvo sobre la cancha le costó al club varios cientos de miles.

Twitter: @betoruizg

Anuncios