Hay muchas historias interesantes a seguir en la próxima temporada del beisbol de Grandes Ligas, para comenzar los Cachorros de Chicago tienen lo suficiente para repetir el título de la Serie Mundial y ser el primer equipo de la Liga Nacional en ganar dos Clásicos de Otoño consecutivos desde los Rojos de Cincinnati de 1975 y 1976.

Por otra parte luce fabuloso el dúo de zurdos abridores de los Medias Rojas de Boston, Chris Sale y David Price, el primero costó varios de sus mejores prospectos, el segundo costó 217 millones de dólares y están listo para ir por otro campeonato.

¿Seguirán los Yanquis de Nueva York viendo como prioridad las siguientes campañas en lugar de la actual? es raro verlos como uno de los tres mejores equipos a la hora de analizar prospectos. Entre los Yanquis, los Padres de San Diego y los Bravos de Atlanta se dice está la mejor granja de todos los clubes de Las Mayores.

A los Nacionales de Washington se les está haciendo tarde, no han podido ganar con la generación dorada de sus prospectos que no podían fallar, entre ellos Stephen Strasburg y Bryce Harper. En el caso de Harper ya solamente le quedan dos temporadas para hacerse agente libre y quizás irse. Aunque habrá que recordar lo que pasó con los Gigantes de San Francisco, se fue Barry Bonds y lograron lo que nunca pudieron conseguir con él, ganar una Serie Mundial, de hecho fueron 3 campeonatos, capaz y vemos algo similar en Washington.

Pero me parece que el caso más atractivo a seguir en 2017 es el de los Indios de Cleveland, el equipo que se quedó a un batazo de poder ganar todo la pasada campaña.

Regresa prácticamente el grupo de peloteros claves del año pasado, ademas sumaron la firma del cañonero Edwin Encarnación, sorprendieron a todo el mundo cuando lo contrataron por 60 millones de dólares.

Están las condiciones para resultar el mismo caso de los Reales de Kansas City en 2015, el conjunto lleno de jóvenes talentosos que logró coronarse un año después de perder un dramático séptimo juego de Serie Mundial ante los Gigantes de San Francisco.

Lo que convierte el caso de la Tribu de Cleveland en uno todavía más interesante es que se trata de un club que ha estado batallando desde hace rato con las bajas asistencias, tampoco en 2016 pudieron salir de los últimos tres lugares de todo Grandes Ligas, no pudieron llegar ni siquiera al promedio de 20 mil aficionados por partido.

Encaran un año repleto de retos, por un lado aprovechar el grupo de peloteros que se quedó cerca de ganar el título y sobre todo recuperarse en la taquilla.

Es una plaza que ha estado preocupando desde hace tiempo, llevan varias temporadas con juegos donde registran entradas inferiores a los 10 mil espectadores, es ahora o nunca para ellos.

Twitter: @hgcuadros

Anuncios