Tim Raines, Jeff Bagwell tenía todos los méritos para entrar al Salón de la Fama del Beisbol en las Grandes Ligas, pero no ingresaban, ayer recibieron la gran noticia de su entrada que será este julio próximo, lo mismo ocurrió con Iván Rodríguez, quien a diferencia de Raines y Bagwell estaba en su primer año de elegibilidad.

Son tres de los mejores peloteros de su época. Raines era el mejor primer bat de la Liga Nacional en la década de los ochenta, el único que le quitó votos a primer lugar a Fernando Valenzuela cuando el sonorense ganó el premio de Novato del Año en 1981.

Bagwell conectó 449 cuadrangulares, una cifra altísima tomando en cuenta que jugó la mayor parte de su carrera en el Astrodome de Houston, estadio considerado más de pitcheo. Siempre llamó la atención su forma de batear, separaba mucho los pies a la hora de esperar y luego atacar el lanzamiento, siendo heterodoxo y funcionándole a las mil maravillas.

Rodríguez con un espectáculo en su juego defensivo y que no tiene comparación entre los receptores en las últimas tres décadas y uno de los mejores de la historia.

A como estuvo la votación de 2017 es probable que el año próximo ahora si ingrese el relevista Trevor Hoffman, quien se quedó muy cerca a 5 votos de lograrlo. También quizá el dominicano Vladimir Guerrero y será el primer año de Chipper Jones apareciendo las boletas.

Anuncios