Por: Fernando Benito

Articulista invitado

 

Vaya si ha sido un auténtico sube y baja la temporada de los Acereros de Pittsburgh. Por momentos lucen imponentes, pero casi de inmediato se transforman y se ven demasiado vulnerables.

Esto es algo que ha desconcertado a los especialistas, que los colocaban (y algunos lo siguen haciendo), como uno de los fuertes candidatos a representar a la Conferencia Americana en el próximo Super Bowl.

Los Steelers iniciaron ganando 4 de sus primeros 5 partidos, mostrando en la mayoría de ellos un enorme potencial sobre todo a la ofensiva; apabullaron 38-16 a los Redskins, 43-14 a los Chiefs y 31-13 a los Jets, resultados que en el momento ratificaron la condición de equipo contendiente al título.

Sin embargo todo cambio el 16 de Octubre en la semana 6 de la temporada, cuando unos Delfines que no le ganaban a nadie los humillaron 30-15 con todo y el “Big Ben”, ahí en ese encuentro se lastimó el famoso pasador de los Acereros y el panorama que se veía tan halagador, se llenó de negros nubarrones.

Afortunadamente Ben Roethlisberger ya reapareció, es cierto que se vio fuera de ritmo y muy mermado por la lesión que sufrió en las meniscos de la rodilla derecha, sin embargo conocemos de sobra lo que es capaz de hacer y sentimos que es cuestión de tiempo para que le aporte al equipo lo de siempre: yardas, touchdowns y compromiso.

El problema no obstante para Pittsburgh parece estar del otro lado del balón, pues la defensiva que tantas cosas prometedoras había mostrado en su primer campaña de transición, ahora no termina por levantar y se ha convertido en el punto débil del equipo.

Esta unidad se ubica en el lugar 24 entre los 32 conjuntos de la Liga en yardas permitidas por partido, tiene muchos problemas para neutralizar el pase y no es de los mas selecto para detener la carrera, ademas de que ocupa el último sitio en capturas con 11 y ha recuperado solo 9 balones.

Así es que si los Acereros pretenden recuperar el protagonismo, deben jugar mejor a la defensiva y en un cierre de temporada donde les falta enfrentar a Vaqueros, Potros, Gigantes, Bills, Bengalíes y Cuervos, no mostrar equilibrio en las 2 facetas del juego les puede pasar factura.

Hay que tener muy presente que los Steelers ostentan récord de 4 victorias y 4 derrotas, por lo que 3 descalabros más podrían llevarlos a despedirse de sus posibilidades de calificar este año.

¿Sería posible que se diera esto?…….No lo sabemos.

Anuncios