Los cinco equipos más madrugadores a la hora de anotar carreras en 2016 son: los Nacionales de Washington con 85 en la primera entrada, los Medias Rojas de Boston con 79, los Azulejos de  Toronto (76), los Diamantes de Arizona (74) y los Astros de Houston (72).

Nada como contar con ese apoyo inmediato para un lanzador, que su escuadra anote primero para así aumentar las posibilidades de sacar el triunfo, se trabaja con menos presión.

Muy famosa fue la producción de Rickey Henderson en su trayectoria y es considerado el mejor primer bat en la historia, entre otras constantemente daba ventaja a su conjunto en el inicio del juego, logrando anotar 615 ocasiones en el primer episodio, muy lejos en el segundo sitio se encuentra Derek Jeter con 492 anotaciones.

En 1985 el gran Rickey Henderson estableció la marca de más carreras anotadas en los primeros innings, consiguió 45, de las cuales 7 fueron conectando jonrón, le empató el récord de anotadas Lenny Dysktra en 1993.

Rickey se robó 361 bases solamente en las primeras entradas, inquietaba a cualquier lanzador, muy lejos en segundo lugar viene Lou Brock con 296 estafadas en el arranque de los juegos.

Los mejores lanzadores suelen tener los mayores problemas al inicio, si no se les aprovecha ahí difícilmente se les hace el daño suficiente para vencerlos.

Por cierto Henderson tendrá las marcas de anotadas, bases robadas en los comienzos de los partidos, pero cabe señalar que si las estadísticas de carreras producidas es igual o más valiosa, entonces Eddie Murray fue uno de los más grandes, siendo el número uno en la historia con 422 empujadas en las primeras entradas.

Twitter: @hgcuadros

Anuncios