AL LARGUERO

Por: Alejandro Tovar Medina

Articulista invitado

¿Es la pandemia o el cambio climático lo que nos ha desordenado la vida? Porque alguien tiene que ser, pues ya parecemos un país de fantasmas huérfanos, donde los políticos, igual que los jugadores de futbol cambian de partido y se van a donde haya más beneficios, sin importar convicciones (no existen) ni supuesto amor a la camiseta. Por ello tenemos población demenciada, que es un conjunto de pensamientos y síntomas sociales que interfieren en la vida cotidiana.

Los medios, ahora mismo, tienen la capacidad para crear imágenes más fuertes, por encima del tono anterior donde se priorizaba lo mítico y lo místico.

Hoy primero el coraje que la prudencia, cuando lo principal no debiera ser el deseo del éxito, sino de ser y de saber. Ahí aparecen los tiranos del espíritu y el mundo se revuelve y se transforma, con los balones contando historias.

En este tiempo enfermo parece haber pasión por las malas noticias y muchos festejan que Bears, Vikings y Dolphins se queden sin patrones. Otros muchos que habían pasado una semana de insomnio con Roethlisberger tambaleante de pronto lo ven como Dios de nuevo al triunfo 16-13 de unos Steelers que inventaron nuevas espadas. Igual los Raiders que son malosos sin redención.

Porque la NFL es como la inteligencia de un ojo que lo ve todo y como los medios en inglés, te fabrican una idea diferente de la vida misma y se asemejan a epopeyas que vuelven como ecos que reviven emociones. Como si Natalie Wood resucitara jovencita y hermosa en la primera versión de “Wide side story” con Chakiris y Moreno, lejos de la edición actual del mago Spielberg.

Eso crea el ambiente de un circo de varias pistas en la primera fase de comodines pues desde el sábado desfilan los gladiadores con Bengalíes vs. Raiders y Bills vs. Patriots para completar el domingo donde no hay espacios para titubear y mejor se consigue otro televisor pues vienen Bucaneers Eagles, Dallas-49’ers, Rams- Cardinals y el inquietante Kansas City vs Steelers. 

Este panorama exótico y feliz, es una alternativa a la esclavizante secuela del soccer, que apenas arranca y va dejando dudas, porque el América tiene a los medios pero no al futbol y hasta su DT caballeroso, estilizado, serio, seguro y atento pierde los estribos y entra a la cancha, porque está desesperado. Puebla anda igual estuvo también con diez porque Aristeguieta desapareció.

La gente del chiverío dejó de reclamar a Peláez y Amaury con el 3-0 contra un Mazatlán que parece un equipo de segunda. Los Rayados dejan ir al Querétaro porque no aciertan una y dejan al pobre de Aguirre buscando excusas. Cruz Azul se muestra con Xolos y lo dobla no porque tenga un poderoso equipo, sino porque el fronterizo es un cuadro endeble y nada competitivo. En casa, la gente recibe a Suárez y Pizzichillo, que vienen a préstamo porque sencillamente, es lo que hay.

Total, una vida de medianías, donde hay que contar historias diversas para que nadie se duerma y también porque la alegría parece solo una virtud ajena y donde la gente santista, antes de los Tigres quisiera que sus jugadores tuvieran inteligencia superior en toda esta confusión, aunque toda existencia siempre es la expresión de nuestros pensamientos dominantes.

Correo electrónico: arcadiotm@hotmail.com