La mano de Aguiilar de Cruz Azul contra Monterrey, los goles anulados a San Luis contra Pumas, el penal de Cota sobre Ibargüen el domingo pasado. ¿De qué sirve que al día siguiente se comenten las fallas del VAR, si ya perjudicaste a los equipos?

El VAR jamás funcionará mientras no haya reglas claras en el futbol porque una mano dentro del área siempre estará sujeta al criterio del árbitro y de los encargados del VAR. En falta, recargón, zancadilla o lo que ustedes gusten, siempre estarán sujetos al criterio de estas gentes; incluso hasta el fuera de lugar puede estar sujeto al criterio del árbitro. A mí lo que se me hace increíble es el uso del VAR para sacar una tarjeta roja. A los sabios del micrófono les encantan las tarjetas. Si por ellos fuera, los equipos terminarían 4 contra 5. Para ellos todo son tarjetas amarillas o rojas. Nunca estaré de acuerdo en las expulsiones por un pisotón porque, simple y sencillamente, al ir por el balón, alguno llega tarde y, como la jugada se repite en TV a una velocidad de la cámara tan lenta que la falta se ve impresionante. Deberían juzgarla en tiempo real y las cosas cambiarían. El objetivo del VAR de hacer de este jueguito un deporte mas justo, está muy lejos de ser logrado.

Yo creo que entre menos expulsiones haya, el espectáculo se mantiene. El futbol es de los pocos, si no es que el único deporte en que, al salir un jugador expulsado, no se puede sustituir. Esto a mi juicio va en detrimento del juego y del equipo afectado. En ocasiones, sobre todo en México, a los árbitros no les importa si tiene que expulsar en los primeros minutos. Como que se sienten bien, como que refuerzan su autoridad. Sin embargo no se dan cuenta que mataron el espectáculo y al equipo que se queda con diez. Siento que en Europa esto no es así, siempre el silbante habla con el jugador que cometió la falta, lo apercibe y a jugar. Recuerdo aquella final en Sudáfrica, España vs Holanda. Al minuto 4, falta artera de De Jong sobre Busquets, patadón en el pecho del español; el árbitro sólo habló con el holandés y siguió el partido. Si lo echa, la final ahí se acaba. En fin, el fut como juego de contacto tiene muchos accidentes. Soy un creyente de que el jugador no es de tan mala leche como lo quieren hacer ver, aunque en ocasiones ¡Ay nanita! Como a Doña Leonor, eso se le nota, se ve cuando la entrada es castigable.

El domingo pasado vimos un buen partido de futbol. Sabía que las ausencias le pesarían al Santos Laguna, porque además del hospital lleno, no iba a contar ni con Cervantes (contención), ni con Muñoz (delantero), ambos en la selección mexicana sub 23. Dos posiciones muy importantes y sobre todo, si enfrentas al León, con una media cancha muy envidiable. Y sucedió lo que se esperaba, los del Bajío fueron mejores, sobre todo con una media muy libre que lo hizo ver como el campeón que es. Se llevó la victoria merecida, aunque manchada por un claro penal a favor de los laguneros que no se quiso marcar y, casi al final del partido, otro que se anuló.En la tabla de posiciones, las cosas se están acomodando: León, Pachuca y todavía Tigres estarán en la fiesta. Cuidado con ellos. Quizá no sean contendientes, aunque los verdes están regresando a ese juego alegre que los llevó al campeonato.

Hasta la próxima. 

Twitter: @patachueca93