Sexta jornada del futbol mexicano y al ver la tabla de posiciones, puedes pensar que se están acomodando los equipos: quiénes estarán en la liguilla y quienes se quedarán fuera. Quiénes de los de abajo subirán y quiénes de los de arriba bajarán. Desde mi punto de vista Toluca anda muy arriba, lo mismo que Pumas. De los que están fuera en este primer tercio del torneo y se pueden meter, a mi juicio serán Pachuca y Santos Laguna que, a pesar que anda arrastrando la cobija, ha tenido un inicio de torneo muy difícil, con cuatro encuentros de visita (Cruz Azul, Monterrey, América y Necaxa) y sólo dos en casa (Chivas y Atlas). Así es que yo no descartaría a los Guerreros, un equipo que siempre da la nota y uno de los tres equipos con más liguillas en torneos cortos, solo superado por Toluca y América, aunque con más títulos que los Cremas. 

Carrillo, Ocejo, Díaz, González, Aguirre, Acevedo, Sandoval, Arteaga (que ya se fue al Genk de Bélgica), Rivas Gilio. Si saben contar, son nueve jugadores, todos canteranos y todos han jugado en este torneo “Guardianes”. Y créanme, todos acabarán jugando en la primera división, ya sea en Santos Laguna o en cualquier otro equipo, es más: uno o dos en Europa, como le ocurrió a Arteaga. Debemos reconocer el trabajo de la directiva del Club, que en el manejo de las fuerzas básicas ha sido fenomenal y ahí están los resultados. Bendito sea el no descenso, esto ha permitido que suceda lo que estamos viendo, porque no sólo el Santos a debutado jovencitos en este torneo, otros equipos lo han hecho; es más: me atrevo a decir que hasta el Tuca en algún momento lo hará. 

Me pregunto: ¿Alguna vez entenderemos qué es un equipo en reconstrucción? ¿Alguna vez, prensa y afición lo aceptaremos? ¿Podríamos entender que nuestro equipo está sacrificando lugares, liguillas, años de formación por una reconstrucción? Se me hace que echaríamos toda la caballería encima a los directivos y sobre todo pediríamos la cabeza del técnico. En cambio, sí podemos seguir a nuestro equipo de la NFL y aceptar que está en reconstrucción, como lo hizo 49 de San Francisco o los Acereros y los mismos Vaqueros de Dallas; la prensa de aquel lado lo entiende y se dedica a informar y motivar a la afición para que no abandonen a su equipo y aun con racha perdedora, el estadio está a reventar por años. El no descenso ayudará a muchas cosas, sobre todo a ver crecer a muchos jóvenes que nunca tendrían la oportunidad.

A cambio no veremos equipos sin estructura, con dueños que son aves de paso porque no le saben al negocio y les gusta el lavadero. ¿Cuántos equipos que recién ascienden se regresan el mismo año o al siguiente? Veremos que son la mayoría en los últimos años, solo dos: Tijuana de Hank Rhon y Bravos de Juárez de Alejandra de la Vega, el primero dueño de la casa de apuestas mas grande de deportes y la segunda, dueña del MountainStar Sport Group, que aglutina al equipo de Ligas Menores de beisbol: “Chihuas” y al nuevo equipo Locomotive de la Liga USL en Estados Unidos, además de negocios petroleros en Texas y una gran cadena de tiendas de conveniencia. Si quieres tener un equipo en Primera división, hay que tener tamaños, si no, no te metas porque pierdes.

Y hablando de equipos en reconstrucción, acabamos de invitar al grupo al Barcelona. 

Twitter: @patachueca93