¡DOS BASKOS dan el triunfo a España contra Suiza en penales! Una noticia con la que Edu Velazco (periodista) encabezo la nota que aparecería en el programa de el Chiringuito y que provocó coraje o indignación en uno que otro mozalbete y que, sin embargo, los más, la recibieron bien. Unai Simón y Mikel Oyarzábal (Bonito apellido), el primero Alavés y el segundo de Eibar, Guipuzcoano. Unai parando dos penales y Mikel anotando magistralmente el quinto penal, que fue el que le dio el triunfo a España. Claro que, por la situación política, todo lo que huela a basko o catalán como que no gusta. 

Hablemos del futbol Basko y ubiquémonos en el año de 1936, justo antes del inicio de la guerra civil española se había formado una selección baska, patrocinada y respaldada por el lehendakari Aguirre que buscaba hacerse de fondos para aligerar los apuros que se vivía por la situación. Una selección de la que nadie se olvida, puesto que empezó su andar por las canchas del mundo y lo hizo en la Union Sovietica (Rusia, Bielorusia, Georgia y Ucrania) Un gran equipo con un palmarés de juegos que se puede decir que nadie podía con ellos.

Después de esta gira y ya con la guerra civil en todo su apogeo, se vieron obligados a cruzar el Atlántico, siendo México el primer país que los recibió. Seguramente recordarán algunos nombres: Blasco en la puerta, defensas: Aedo, Areso y Barcos. Medios: Cilaurren, Muguerza –padre de nuestro recordado Pepe, artífice de la compra del Santos Laguna por parte de la Cervecería Modelo–, Regueiro –Padre de Luis, seleccionado mexicano–, Zubieta, Aguirre y Larrinaga. Delanteros: Iraragorri –nada qué ver con Alejandro Irarragorri–, Alonso –que triunfó en el Real Madrid–, Isidro Lángara, Urquiola y Gorostiza. Nunca jugaron un mundial, ni participaron en torneos oficiales, pero donde se paraba la Selección baska era un espectáculo verlos jugar. El futbol basko a sido proveedor de grandes jugadores al futbol español, de tal suerte que se podía decir que todos los equipos de primera división tenían al menos un jugador basko. Algo muy parecido sucedía en México hace décadas con jugadores nacidos en el estado de Jalisco. No puedo dejar de mencionar a todos los arqueros baskos que han defendido los colores de la Furia: Deusto, Urruticoechea, Cedrún, Iribar, Arconada, Zubizarreta y ahora Simón.

Acaba de terminar la primera semifinal de la Eurocopa, antes del partido en lo personal y viendo lo sucedido en los encuentros anteriores, no les daba ninguna oportunidad a los chamacos españoles, sobre todo porque Italia contaba con jugadores con un colmillo muy retorcido. Sin embargo, me di cuenta desde el inicio, que la escuadra azzurra les cedió el balón a los españoles y, como un depredador agazapado, esperaba la oportunidad de hacer daño en un contragolpe, lo cual sucedió. Por favor, resulta que ahora vale mas la estrategia que el espectáculo, a los que nos gusta el futbol y ver los partidos, podemos entenderlo pues los técnicos modernos lo dicen: Una final o semifinal, hay que ganarla como sea. Italia nunca arriesgó, nunca expuso un centímetro en el terreno de juego, no sé si lo hubiera hecho, si se hubiera lanzado al ataque, el resultado habría sido otro; si hubiera dado espacios, otro gallo nos cantaría. Como resultado, ganó la estrategia y perdió la falta de profundidad y la habilidad de los chamacos españoles. Y aunque el resultado fue empate a un gol, Italia está en la final.

Hasta la próxima.