Tiempo de selecciones. Un ardiente verano que nos permitirá seguir disfrutando del deporte más amado del mundo, el futbol soccer. Veremos la Eurocopa, Copa América y la Copa Oro. Ésta última, la mas interesante para los mexicanos aunque nuestra soberbia nos invite a despreciarla, simple y sencillamente porque somos muy superiores a los demás equipos; bueno, esto a decir de la chilangada que maneja los medios deportivos en la capirucha del país. Este gigante de la Concacaf que no ha podido llegar al quinto partido, como sí lo han hecho Costa Rica y los Estados Unidos. México lo ha logrado, aunque sólo en el mundial jugado en nuestro país, en 1986. 

El desprecio por la zona en la que nos tocó vivir hace de nuestro futbol algo ignorado por los países europeos. No es lo mismo que se abra camino un jugador mexicano en Europa, a que lo haga un jugador de Brasil, Argentina, Uruguay e incluso Chile, Paraguay o Colombia. Para que un jugador mexicano triunfe en aquel continente, requiere de un esfuerzo personal muy duro. Ejemplo: Hugo Sánchez o Rafa Márquez. Podemos mencionar a algunos otros que llegaron a jugar en equipos importantes. Sí, con cierto éxito, pero no para abrir puertas de los grandes equipos: Luis García, Carlos Vela y quizá el Chicharito, cuyo paso por Manchester o Real Madrid fue efímero.

Cuántos años le ha costado a Guardado llegar a ser capitán de un equipo como el Betis. Cuánto le ha costado a Láinez ser titular del equipo sevillano. Qué decir del Chucky Lozano, para mí el mejor jugador mexicano de la actualidad, lo que ha batallado para ser titular del Nápoles. Podemos hablar de Corona en el Porto y Álvarez en el Ajax, titulares de dos equipos que juegan la Champions, pero que soñamos con verlos en alguno de mejor nivel. 

México se ubica en la Concacaf, y deberá demostrar que verdaderamente es el gigante, ya que sólo lo ven así quienes venden los juegos de la selección. México sufre para ganarle a Estados Unidos, Costa Rica y Honduras. Lo veremos en la Copa de Oro. Los chilanguitos nos quieren vender ser algo que todavía no somos. Al menos los equipos antes mencionados han crecido en futbol mucho más que nosotros. No es posible que en aquel juego México vs Costa Rica pusieran a votar a la gente  a ver quién era mejor portero, si Ochoa o Navas, ¡hágame el refabrón cabor! Si nuestro futbol quiere ser reconocido en Europa, tiene que demostrar superioridad sobre las demás selecciones del área, y, la verdad, no lo ha hecho. 

Y hablando del futbol de estufa, es una risa lo que están haciendo en Cd. Juárez: se llevaron al Tuca Ferreti. Lo que les falta es que este individuo cargue también con medio equipo de Tigres. Yo no sé cuánta lana van a soltar los Señores Foster y de la Vega. Dinero tienen, y mucho, pero me da la impresión de que a Alejandrita, por más dinero que suelte, la gente que la rodea le verá la cara, como le sucedió en los tiempos de las Cobras. Ya habrá tiempo para hablar quién gasta dinero y quién invierte.

¡Hasta la próxima!