AL LARGUERO

Por: Alejandro Tovar Medina

Articulista invitado

En esta realidad insoportable que vivimos, donde se ha perdido el arte de mantenerse agudo, donde uno parece como un forastero de su propio universo, nos damos cuenta con certeza como por igual, con disgusto, que la pandemia es tan celosa que cierra puertas a los recuerdos y solo habla de su persona. Es un monólogo interminable que cobra una cierta visión fantasmagórica.

Redescubrimos que los medios que conquistan grandes públicos, dejaron de ser serios y de rigor, pues ahora se ocupan del chisme, de la especulación en la vida privada de los famosos y en esa banalización de la cultura, es que estamos obligados a vivir, como si la calidad fuese un producto demasiado lejano y costoso, como si esta etapa fuera solo para hablar de catástrofes.

Hoy en día los chicos parecen estar más enterados, aunque confundidos y tienen razón porque los laberintos en que se esconden las verdades intuyen manejos donde no hay unanimidad ni acuerdos, sino jalones y retos de cada potencial. Algunos sectores pugnan porque se declare finalizado el Clausura 2020, a pesar de que solo lleva diez jornadas pero ese movimiento ocasionaría una pérdida de 2,500 millones de pesos.

Si se llega a jugar el resto del campeonato, que es también bandera de otro sector, la pérdida “solo” sería de 800 a 1,000 millones, puesto que se haría sin la presencia de público. No habría ingreso por parte de taquilla y esquilmos y se dice que se jugaría a jornadas dobles para terminar rápido. Mientras, las negociaciones se dan por la publicidad estática, por la tv preocupada sin actividades naturales y por los millones de los inversores en publicidad.

Los clubes en general, junto con jugadores y personal de complemento, la están pasando mal y con una gran incertidumbre. La mayoría se opone a que sus contratos se vean reducidos o a que haya rebajas en los salarios, mientras no haya actividad, lo que orillará a los dueños a tomar decisiones fundamentales para el futuro próximo, pues no se sabe de fechas para un posible retorno y todo es una especulación, salvo que en estos días el patrón López-Gatell, que es como el genio libre de la lámpara, determine algo que no vaya con las ilusiones y deseos de todos.

Todas estas realidades tan cercanas, como el mismo miedo al que saludamos todas las mañanas, no pueden pasar inadvertidas, porque ahora mismo lo que determina la vida son ideas diversas, historias mil, rarezas insospechadas y personajes novelescos, con muchos de nosotros prisioneros a domicilio, que somos solo habitantes hipnotizados por el Internet, HBO y Netflix.

En este confinamiento que para muchos es una experiencia potencialmente traumática, porque desde luego hay personas más vulnerables que otras, debemos guardar la calma, relajarnos y antes del desayuno, cada mañana después de las oraciones, revisemos la lista de muertos al día, para ver si no venimos incluidos.

Correo electrónico: arcadiotm@hotmail.com