Por: Flippy Nevárez

Articulista invitado.

20160531 TSM

Hace un par de días, Grupo ORLEGI presentó el gran proyecto que tienen para el TSM: un centro comercial, que además de tiendas de marcas de prestigio, incluirá cines y hasta un acuario, según escuché, generando más de 500 empleos. Gracias a la tecnología pude ver la presentación en vivo, gracias a una transmisión vía Facebook en tiempo real.

Así, con esa misma velocidad, comenzaron una ola de comentarios, desafortunadamente negativos, con mala leche algunos, y otros que no logro entender. Entre esos, había algunos que decían algo así: “mucha inversión para tienditas, mejor métanle a lo deportivo”. No me quiero meter en temas que no domino, pero lo que es un hecho es que Santos es de los equipos más ganadores según se, en su historia tiene más títulos que equipos de antaño, hace un año fueron campeones y regularmente Santos está en liguillas; es decir, es un equipo protagónico. Entonces, ¿por qué reclamar en ese aspecto si, como sea, siempre está en el candelero? Otros comentarios decían que, aunque “le metieran millones” (que of course ya le metieron, y siguen invirtiendo) jamás sería lo mismo, publicando acto seguido imágenes del antiguo estadio. Sí, como espectador me tocó vivirlo; y además me tocó trabajar en la cancha durante el tiempo en el que fui voz del estadio; era como un embudo donde podías sentir toda esa vibra de la gente. Sin embargo, era un estadio cada vez menos funcional debido a la cantidad de gente que albergaba; ir al baño al medio tiempo era como entrar en una laguna y, no era precisamente agua lo que pisabas; los accesos (y por lo mismo salidas) resultaban insuficientes ante la cantidad de gente que acudía; salir después del partido era una odisea.

Que este nuevo estadio vuelva a emanar esa vibra, solo depende de la gente. Respeto mucho las opiniones de la gente; sin embargo, amigos, no podemos quedarnos estancados; el anuncio que dio Alejandro Irarragorri debe emocionarnos, ponernos felices ya que en una región que fue golpeada tantos años donde no podíamos ni salir a la calle, hay gente que le está arriesgando; habrá 500 personas que tendrán trabajo, más los que se deriven de forma indirecta. Tendremos un lugar a dónde salir a pasear, a dónde llevar a nuestros hijos, se le dará vida diaria al TSM y no solo cada 15 días. Lo que hace esta empresa se suma a lo las iniciativas ciudadanas y a los empresarios que han arriesgado su capital con el fin de reactivar nuestra muy traqueteada economía; en mayor o menor escala, pero le han apostado a esta tierra.

Amigos: La laguna está creciendo a paso veloz; dejemos atrás el pasado, disfrutemos los recuerdos, sí, ya que son parte de la historia, pero debemos voltear los ojos al futuro; después vamos a otras ciudades del país y envidiamos esos paseos, esos centros comerciales, lo pujante del comercio, lo organizados que son como sociedad y la limpieza en sus calles. Entonces ¿por qué no empezamos a hacer lo mismo? ¿Por qué en vez de jalar pa’ abajo no empujamos pa’a arriba apoyando, alegrándonos de esas noticias, viendo el lado positivo de inversiones millonarias como las que van a hacer o inversiones más modestas que hace nuestro vecino en su negocio o X persona en su tienda, su restaurante o su fábrica? Eso es parte de nuestro orgullo, la gente luchona y trabajadora. Irarragori no es mi amigo, no trabajo en su empresa; como tampoco es mi amigo el que borda camisas, el que vende hamburguesas, el que fabrica muebles o el que construye casas; no trabajo en sus empresas, pero gracias esos esfuerzos, al tuyo y al mío, esta región va saliendo y saldrá adelante. Después del letargo, nos metimos en este show de darle vida a nuestra hermosa comarca y ya no hay saque, pa’ atrás ni pa’ agarrar vuelo.

Buen día y gracias por leerme.

Flippy Nevárez: Licenciado en Comunicación. Ha sido locutor en varios medios de comunicación de la Comarca Lagunera, así como la voz del estadio Corona y del estadio de la Revolución.

Anuncios